abc Radio

“Sangra” el Ministerio de Finanzas británico, activistas denuncian proyectos nocivos ambientales

Activistas denuncian la financiación de proyectos nocivos ambientales

LONDRES. El movimiento ecologista Extinction Rebellion roció con sangre falsa el ministerio de Finanzas británico en Londres con la ayuda de un camión de bomberos, una acción espectacular destinada a denunciar la financiación de proyectos nocivos para el medioambiente.

A pocos días de una acción mundial de este movimiento, sus militantes explicaron haber usando las mangueras antiincendios de un viejo camión de bomberos para pulverizar mil 800 litros de sangre falsa sobre la fachada del edificio.

Colgaron asimismo una pancarta en negro que decía “Paren de financiar la muerte climática”.

Esta acción busca “subrayar la incoherencia del gobierno británico que insiste en que el Reino Unido es puntero en el mundo en materia de lucha contra el cambio climático e invierte sumas enormes en proyectos de exploración de combustibles fósiles y fuertemente emisores de carbono”, dijo Extinction Rebellion en un comunicado, un grupo que se originó en Reino Unido.

La policía confirmó que individuos “a bordo de un vehículo de bomberos privado recubrieron de líquido el edificio”. Tres hombres y una mujer fueron detenidos, sospechosos de degradaciones, afirmaron las autoridades precisando que no hubo heridos.

DESOBEDIENCIA GLOBAL

Extinction Rebellion prevé numerosas acciones de desobediencia civil a partir del lunes en unas 60 ciudades del mundo. Los activistas planean bloquear calles de Londres a partir de la semana que viene, en respuesta a lo que consideran inacción del gobierno ante la crisis climática.

Está previsto que los bloqueos duren un mínimo de dos semanas y se espera que participen en ellos más de 20 mil personas, según ha informado la organización en una conferencia de prensa en Londres, a la que han acudido unos 40 representantes del movimiento y un centenar de periodistas.

Según han adelantado los portavoces del grupo, los manifestantes ocuparán once zonas estratégicas distribuidas por el céntrico distrito de Westminster, incluyendo la plaza de Trafalgar y el puente de Westminster, entre otras.

El movimiento, que surgió en abril del año pasado en Reino Unido, asegura que ya cuenta con presencia en 72 países.