abc Radio


Schulz decepciona en su primer test electoral, Merkel recupera fuerzas

  • Lunes 27 de marzo de 2017
  • en Mundo

PARÍS, Francia. (OEM-Informex).- La canciller Angela Merkel podrá abordar con optimismo las elecciones parlamentarias del 24 de septiembre próximo en Alemania, después de la decisiva victoria que obtuvo ayer en el Sarre al totalizar 40.7 por ciento de los votos contra 29.6 por ciento del Partido Social Demócrata (PSD).

Si bien esa región del sudoeste de Alemania de 800 mil habitantes representa menos del uno por ciento del electorado nacional, el veredicto de las urnas era considerado una prueba crucial con vistas a la próxima elección nacional que se anuncia particularmente difícil para la canciller.

A seis meses del duelo electoral de septiembre, esos resultados constituyeron una ducha fría para las esperanzas de Martin Schulz, que enfrentaba este primer test desde que fue designado líder del SPD y candidato oficial de su partido frente a Merkel. En esta consulta esperaba demostrar su capacidad de hacer vacilar a la canciller después de 12 años en el poder. El SPD, sin embargo, apenas logró 30 por ciento, según las estimaciones de las cadenas públicas de televisión ARD y ZDF. Los sondeos previos predecían una menor diferencia entre ambos partidos.

Merkel sale reforzada de las urnas porque desde hace meses se encuentra bajo el fuego cruzado de las críticas formuladas por la derecha contra su política migratoria y el ascenso de un SPD revitalizado por la candidatura de Martin Schulz, expresidente del Parlamento Europeo. En el Sarre, en todo caso, el efecto Schulz no funcionó, aunque a nivel nacional los sondeos lo ubican en igualdad con la canciller.

La democracia cristiana de Merkel no solo logró una victoria concluyente, sino que ganó 5.5 puntos con respecto a la última elección de 2012 en esa región. El SPD, por su parte, perdió un punto con respecto a su nivel de hace cinco años, lo que abrió serias dudas sobre la capacidad de Schulz de seducir al electorado tradicional de la canciller o a otros sectores de la opinión pública.

A nivel regional, el SPD estará condenado a permanecer como aliado menor de una coalición dirigida por Annegret Kramp-Karrenbauer, líder local de la democracia cristiana, conocida como “la Merkel de la Sarre”. Su triunfo por 11 puntos de diferencia reviste particular importancia porque Angela Merkel, según la prensa alemana, considera a esa politóloga de 54 años como su delfín para sucederla en el poder. [Otra aspirante a la sucesión es la actual ministra de Defensa, Ursula von der Leyen].

El veredicto de las urnas también tuvo un significado personal para Merkel, que en estos momentos difíciles intervino personalmente en la campaña de su protegida al asistir a su último acto político el jueves pasado en la pequeña ciudad de Saint-Wendel.

El otro resultado significativo del domingo fue el caudal de 6.2 por ciento de votos cosechado por el partido xenófobo y anti-europeo Alternativa para Alemania (AfD) que de esa forma puede ingresar al Parlamento regional, según las primeras estimaciones. Con esa victoria relativa, esa corriente populista creada en 2013 consiguió en cuatro años estar representada en 11 de los 16 parlamentos regionales del país.

En vista de esos resultados, los grandes partidos suspiraron con alivio porque el avance del AfD es mucho menos arrollador de lo que preveían las encuestas.

Las dos grandes decepciones fueron los verdes con cuatro por ciento y los liberales con 3.3 por ciento. Extrapolados a nivel nacional, esos resultados dejarían a ambos partidos afuera del Bundestag (Parlamento).

También sorprendió el mediocre resultado obtenido por el partido de izquierda radical Die Linke, que logró 12.9 de los votos, es decir 3.3 puntos menos que en 2012.

Ese caudal, de todos modos, es similar al nivel que le atribuyen los sondeos nacionales para la elección de septiembre.

Una parte del SPD cree que, si obtiene la mayoría de votos dentro de seis meses, Schulz podría tratar de crear una kleine koalition (pequeña coalición) con Die Linke. En la historia de la Alemania de post-guerra, que conoció diversas formas de alianzas de Gobierno, no existe ningún precedente de coalición roja-roja (por los colores que distinguen a los partidos).

Los expertos consideran que es necesario relativizar los entusiasmos y decepciones creadas por los resultados de Sarre. Como en una carrera de obstáculos, antes de llegar al test final de septiembre los partidos deberán enfrentar otras dos elecciones regionales decisivas que pueden influir en el electorado: el 7 de mayo en Schleswig-Holstein y el 14 en Renania del Norte-Westfalia, dos länder actualmente dirigidos por el SPD.