abc Radio

Son mal alimentados 4.8 millones de niños en AL

La Unicef alertó que uno de cada tres menores de cinco años tiene desnutrición o sobrepeso

PANAMÁ. Unicef alertó que 1 de cada 3 infantes menores de 5 años en América Latina y el Caribe registra un retraso en el crecimiento, emaciación o pérdida involuntaria de peso, o sobrepeso, debido a una alimentación incorrecta que puede comenzar incluso antes de los seis meses de edad.

El informe del Estado Mundial de la Infancia 2019 reveló que, en 2018, en América Latina y el Caribe “4,8 millones de niños y niñas menores de 5 años sufrieron retraso en el crecimiento, 0.7 millones de emaciación y 4 millones tenían sobrepeso, incluyendo obesidad”, informó la oficina regional de Unicef, situada en la Ciudad de Panamá.

“Estas tendencias reflejan un crecimiento deficiente y ponen a los niños y niñas en riesgo de sufrir infecciones, disminuir sus habilidades de aprendizaje y, en muchos casos, morir”, alertó el organismo mundial.

Unicef precisó que de los 18 países de la región que cuentan con datos “Guatemala es el caso más preocupante con 1 de cada 2 niños y niñas menores de 5 años que no están creciendo bien”, mientras que el país “con el mejor indicador es Santa Lucía, donde solo 1 de cada 10 niños y niñas no crece adecuadamente”.

En cuanto al sobrepeso, 4 millones de niños menores de 5 años lo padecen en América Latina y el Caribe.

El informe cita “el alarmante aumento en los niveles” de sobrepeso entre los niños de 5 a 19 años con casi 1 de cada 3 niños padeciéndolo.

El país con mayor prevalencia es Argentina, donde casi 2 de cada 5 adolescentes tienen sobrepeso, indicó Unicef, que recalcó que “el sobrepeso infantil puede conducir a la aparición temprana de diabetes tipo 2, estigmatización y depresión, y es un fuerte factor de riesgo para el desarrollo de obesidad en la edad adulta, con graves consecuencias para la salud y la economía”.

El organismo mundial señaló que el mercadeo inadecuado de alimentos poco saludables, la abundancia de alimentos ultra procesados y el aumento del acceso a la comida rápida y bebidas altamente azucaradas están impulsando el sobrepeso y la obesidad.

El retraso en el crecimiento (cuando los niños tienen una estatura demasiado baja para su edad) es mayor entre los hogares más vulnerables, al igual que la prevalencia del sobrepeso.