abc Radio


Trump calla en Twitter pese acusaciones de James Comey

  • Jueves 8 de junio de 2017
  • en Mundo

|| Con información de Reuters ||

Han pasado 24 horas desde el último mensaje en Twitter de Donald Trump, presidente de Estados Unidos, pese a las acusaciones que enfrenta por el testimonio del exdirector del FBI, James Comey.

Trump, que siempre se ha caracterizado por tener una cuenta en la red social activa, en donde responde a cualquier persona o dicho en su contra, escribió por última vez este martes.

En el tuit anunció su viaje a Cincinnati, Ohio en donde se reunió con “víctimas” del programa ObamaCare.

 

Entérate: Trump pedirá investigar a exdirector del FBI por filtrar informe a la prensa

En días pasados, Donald Trump defendió el uso del Twitter argumentando que los medios tradicionales de comunicación no le permiten hacer llegar su mensaje a la gente.

“Los falsos MSM (medios de comunicación) se esfuerzan tanto para que yo no use redes sociales. Detestan que yo pueda difundir el mensaje honesto y sin filtros”.

 

Sin embargo, el presidente de EU ha decidido no tuitear sobre el caso de James Comey, quien afirma que la administración del magnate mintió sobre las razones de su fulminantes despido el pasado 9 de mayo, así como de presionarlo para que “despejara la nube” que suponía la investigación sobre la posible colusión de Rusia con su campaña para interferir en el resultado de las elecciones de noviembre.

Incluso decidió que su abogado personal, Marc Kasowitz, respondiera al testimonio del exdirector del FBI.

Lee también: Trump me despidió del FBI por investigación de Rusia: Comey

En un discurso este miércoles en Washington y sin referirse directamente al caso de James Comey, Trump dijo que su movimiento estaba “asediado” y prometió luchar.

“Estamos bajo asedio (…) pero saldremos más grandes, mejores y más fuertes que nunca”, dijo.

Los canales de noticias y medios digitales retransmitirán desde las 10 de la mañana la audiencia, durante la que se espera que Trump replique a Comey a través de Twitter, algo que a buen seguro tiene a los responsables de comunicación de la Casa Blanca mordiéndose las uñas por las repercusiones legales que ello puede suponer.