abc Radio


Trump defiende a su nominada para dirigir la CIA ante críticas por torturas

  • Lunes 7 de mayo de 2018
  • en Mundo

WASHINGTON.- El presidente estadounidense, Donald Trump, defendió hoy a su nominada para dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA),
Gina Haspel,
ante la multitud de críticas recibidas por su presunta participación en las torturas cometidas tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001.

"Mi muy respetada nominada para ser la directora de la CIA, Gina Haspel, ha sido criticada porque
fue demasiado dura con los terroristas
", dijo Trump en su cuenta oficial de Twitter.

Además, el presidente aseguró que "en estos tiempos tan peligrosos", EU tiene "a la persona más calificada, una mujer, a la que los demócratas quieren FUERA porque es demasiado dura con el terror".

Gina Haspel, la primera mujer en la historia al frente de la CIA acusada de tortura

Tras haber asumido hace dos semanas la dirección de la CIA de manera interina,
Haspel deberá someterse este miércoles a un proceso de confirmación
en el Senado que se antoja complicado debido a las acusaciones que pesan sobre ella por su presunta participación en torturas.

De hecho, el diario
The Washington Post
especuló el pasado viernes con que Haspel estaría pensando en retirar su candidatura antes de la sesión ante la Cámara alta para proteger su imagen y la de la CIA, aunque hasta ahora la nominación sigue en pie.

La prensa nacional ha denunciado en repetidas ocasiones que
Haspel fue la máxima responsable de una prisión secreta en Tailandia,
a la cual fueron trasladados varios presuntos terroristas islamistas que sufrieron graves torturas.

Además, la que podría convertirse en la primera mujer en dirigir la agencia de espionaje ha sido también acusada de haber eliminado todas las pruebas de esas prácticas inhumanas.

Sin embargo, desde que Trump designara a Haspel para este cargo en marzo, la CIA y la Casa Blanca
han realizado una intensa campaña para limpiar la imagen
de la agente especial.

Ambas instituciones han defendido que hay muchos documentos sobre la vida de Haspel, que entró en la CIA en 1985, que están clasificados y que podrían poner en peligro la seguridad del país en caso de hacerse públicos.