abc Radio


Venezuela, paralizada por reforma

  • Miércoles 22 de agosto de 2018
  • en Mundo


C

ARACAS, Venezuela. Los venezolanos

amanecieron ayer

con menos ceros en sus cuentas

bancarias debido a la reconversión

monetaria que se

puso en marcha por orden del Ejecutivo,

que decretó además el día como no laborable,

razón por las principales ciudades

se paralizaron.

El paquete de medidas fue cuestionado

por sectores empresariales, sindicales y

políticos y generó convocatorias a distintas

acciones de protesta para esta semana.

Los principales bancos del país comenzaron

a dispensar los nuevos billetes

en decenas de cajeros automáticos y

reactivaron las plataformas tecnológicas

que habían suspendido por unas 12 horas

para concretar el cambio de moneda.

Al inicio del proceso, los cajeros estaban

dispensando un máximo diario de 10

bolívares soberanos, monto que no cubre

ni siquiera el costo de una taza de café con

leche: 35 bolívares soberanos.

El presidente Nicolás Maduro declaró

el día no laborable y las calles de las principales

ciudades estaban vacías, con la

mayoría de los comercios cerrados, en

medio de la severa escasez de efectivo

que desde hace meses ha obligado a las

tiendas a dejar de operar cuando no funciona

la banca electrónica.

La simplificación, que le quitó cinco

ceros al bolívar, es una de las medidas del

gobierno enmarcada en un plan de "recuperación

y expansión económica" con el

que el Ejecutivo busca salir de la crisis.

Aunado a ello, ayer comenzó a circular

una nueva familia de billetes bajo el nombre

de bolívar soberano, mientras en la

gaceta oficial el gobierno publicó un decreto

que establece que el Impuesto al Valor

Agregado (IVA) subirá de 12% a 16% de

forma general y no sólo al lujo, como había

anunciado Nicolás Maduro el viernes.

Aunque el mandatario llamó a no subir

los precios, estos comenzaron a dispararse

desde el viernes cuando decretó que el

salario mínimo se multiplicará por 35

desde el 1 de septiembre.

Gasolineras del centro de Caracas cobraban

hasta 10 veces más que el viernes

por llenar los tanques de autos y motocicletas.

En algunas estaciones los conductores

arrojaban en la basura billetes de

100 bolívares que dejaron de estar vigentes

con la reconversión.

"El aparato productivo está en grave

riesgo de quebrar", advirtió Carlos Larrazábal,

presidente de la federación de cámaras

empresariales, Fedecámaras, en

una conferencia de prensa.

"Hacemos un llamado de alerta al gobierno

para que rectifique", dijo Larrazábal,

cuyo gremio dio libertad a sus asociados

para participar en un paro nacional

convocado para hoy.

La coalición de partidos y movimientos

civiles opositores Frente Amplio también

anunció que apoya el paro de 24 horas.

"Mañana (martes) se inicia un nuevo

ciclo de acciones hacia la huelga nacional",

dijo la portavoz Karen Quintero.

Con este panorama, el gobierno de Estados

Unidos anticipó un empeoramiento

de la situación, mientras algunos venezolanos

aceleran planes para abandonar el

país, alarmados por nuevas medidas.

En tanto, Chile, Argentina y Colombia

se unirán para a llevar a Maduro a la Corte

Penal Internacional (CPI) para que responda

por eventuales violaciones a los

derechos humanos.

El presidente argentino Mauricio Macri

dijo a la cadena CNN que los tres países

reclamarán ante la CPI investigar denuncias

de crímenes contra la humanidad

en Venezuela.