abc Radio


SÁBADO DE ROCK EN LA NÁPOLES: ANÓNIMO 2017

  • Tania Aviles
  • Domingo 4 de junio de 2017
  • en Música

Por Pool GM.
Fotografía: Cortesía PEPSI CENTER WTC / José Luis Ramos

 

Desde muy temprana hora comenzó el desfile en los alrededores del Pepsi Center, y es que al final, el WTC (y la zona en general) siempre tiene distintos eventos, ya sean culturales que lo mismo pueden suceder en el Pepsi Center que en el Polyforum Siqueiros, o bien, expos con alguna temática específica como bodas, bebés o artículos varios para actividades varias.

 

El sábado 3 de Junio estaba marcado en el calendario de conciertos y festivales, bien dicen, “no hay fecha que no llegue ni plazo que no se cumpla” y el Festival Anónimo arrancaba sus actividades en su primera edición en el Pepsi Center del WTC de la CDMX.

 

Si bien el cartel mostraba nombres ya con una muy buena trayectoria, el promedio de edad de los asistentes no pasaba los 25 años, incluso, al inicio podría asegurar que el promedio era aún más bajo, se podían ver bebés que apenas podían caminar dentro del lugar. Dato no menor y que da fé de cómo la música sigue siendo el punto de encuentro entre muchas generaciones.

 

Así pues, las presentaciones comenzaban con Xato, Baltazar, Yogui y Juan Pablo Vega en el escenario Anónimo y, por su parte, el escenario Bros daba espacio a Daniela Spalla y Zoviet. 6 artistas muy distintos entre sí pero cada uno aportando un estilo y sonido característico, desde sonidos electrónicos alternativos con Xato y Yogui, hasta guitarras poderosas con Zoviet (quienes tuvieron a bien cerrar su presentación con un gran cover a The Beatles. Helter Skelter) pasando por la tranquilidad y atmósfera de amor creada por Juan Pablo Vega y sus guitarras.

 

Llegaba el turno del quinteto tapatío Technicolor Fabrics, Ceniza sería la primer canción que nos dejarían escuchar y desde ese momento, la atmósfera creada durante su presentación sería de lo más agradable; Fuma, Tiernos, Globos, Ruleta y canciones de su último disco, Bahía Santiago, mantuvieron bailando y cantando al público el cual en todo momento les demostró el gran cariño que les tienen; por ahí, a mitad de su presentación Siddhartha y Sabino se subieron para echar el palomazo lo cual emocionó a todos los asistentes. Gran proyecto que esperamos sigan dando mucho de qué hablar con tan buena propuesta musical con un sonido rock-pop-electrónico suave muy agradable e interesante.

 

Han pasado 13 años desde que Porter apareció en el mapa, si en la escena mexicana el Indie se identifica con algunas bandas Porter va al frente (al lado de Austin TV, Los Dynamite, Bengala y Hello Seahorse por mencionar algunos) y hoy los teníamos de vuelta en la CDMX. Luego de que a finales de 2012 anunciaran su regreso (ya con nuevo vocalista) y que incluso se presentaran en el Vive Latino del siguiente año Porter, esa banda que logró hacerse de un lugar en las estaciones de radio y revistas de música, llenaba el escenario Anónimo y eran recibidos por el público como campeones. Gritos y aplausos acompañaron a los tapatíos de principio a fin. David Velasco hace olvidar la ausencia de Juan Son y canciones como Cuxillo, Rincón Yucateco, Huitzil y Murciélago, coreadas de principio a fin, emocionaban al público asistente, desde los fans de hace 13 años, ahora ya no tan jóvenes, hasta los nuevos que no pasan de los 20. La locura llegó cuando Espiral sonó y esos recuerdos del inicio de la nueva época del rock en español se sentían en el ambiente. Porter, una banda odiada o amada pero que su calidad los ha traído hasta acá y esperemos que les alcance para seguir trabajando y editando nuevo material.

 

En cuanto Porter termina se comienzan a escuchar los beats y con esto sabemos que Sabino está en la casa con todo su “Sab-Hop” como él lo define, algo que no es rock (que era su interés inicial) pero que tampoco es propiamente HipHop, ahí está, desde mi punto de vista, el secreto de este MC tapatío. Los beats acompañados de una guitarra en vivo crean un sonido muy característico y, para completar el cuadro, la voz característica de Sabino que nos recuerda a Fermín IV del Control Machete. Sus rimas, de situaciones ordinarias convirtiéndolas en extraordinarias pusieron a cantar y bailar a los asistentes en el escenario Bros y así nos enfilamos a la recta final del festival.

 

“Los anónimos no somos tan anónimos, somos un chingo de anónimos. Hay un montón de gente que sustenta las cosas buenas de este lugar, de éste país. Entonces los anónimos estamos levantando la voz.” decía Siddhartha propiciando los gritos y aplausos de los asistentes. Era su turno en el escenario Anónimo y con estas palabras previas escuchábamos Bacalar, track número 3 del álbum El Vuelo del Pez del 2014. Siddhartha esta noche simplemente vino a confirmar el gran canta autor que es y lo mucho que ha crecido a lo largo de 6 años desde aquel álbum debút, Náufrago del 2011. Cada una de sus canciones logran transportarnos a puntos específicos de nuestras vidas, como si todo sucediera de nueva cuenta. “Los extrañábamos mucho, nada como la CDMX” decía nuevamente el tapatío al tiempo que continuaba con su recital. Sonaba Loco y todos nos preguntábamos si Caloncho saldría a escena, los gritos y emoción de los asistentes lo confirmaban, el palomazo estaba sucediendo y un momento más para el recuerdo se hacía presente. Infinitos sonaba y el público lo festejaba de sobremanera. Tarde fué el punto cúspide y siendo uno de los más recientes sencillos las ovaciones no se hicieron esperar.

 

Ya pasaban las 10 de la noche, la cerveza había circulado con singular alegría pero el ambiente no era más que de buena onda en el lugar. Todos los que estábamos presentes esperábamos el broche de oro, la fiesta que Los Amigos Invisibles, siempre que su nombre aparece en algún cartel, prometen con sólo saber que estarán presentes. Así, a las 10:16 de la noche las luces se apagan y con un visual que nos hace recordar los centros nocturnos a orillas de la playa Los Amigos Invisibles nos dan la bienvenida a su club privado “El Paradise”, nombre de su último álbum. comienzan los clásicos sonidos de los bajos llenos de funk, teclados con ritmos caribeños y la voz de Julio “Chulius” Briceño poniendo a todos a bailar con la primera de la noche, Viajero Frecuente del Amor. “Amigos de CDMX, un placer de estar nuevamente aquí. El mundo está cada vez más loco, mejor no hablemos de nada. Le hace falta Cuchi Cuchi” y así, con la introducción perfecta se escuchaba Cuchi-Cuchi de su álbum Arepa 3000 del 2000. Los Amigos Invisibles siempre traen la fiesta y esta noche no fué la excepción; con un José Rafael Torres “El Catire” marcando el ritmo con esas líneas de bajo la noche se había descontrolado, todo era baile y hasta cachondeo en los presentes y así ahora llegábamos a Sexy y Ponerte en Cuatro, si bien nos recuerda que ha quedado muy lejos ese 1998 en donde los escuchábamos por primera vez con su álbum The New Sound of the Venezuelan Gozadera también nos traía la alegría de saber que la gozadera sigue y sigue sin importar el paso de los años. El momento esperado de la noche llegaba y Mentiras se hacía presente llevando a los presentes a la locura total.

 

Gran cierre de un gran Festival Anónimo que en su primera edición dejó grandes momentos y la esperanza de que más bandas se sigan sumando a este tipo de festivales y a su vez, las empresas que ponen el capital dirijan su mirada a este tipo de proyectos que basados en su gran calidad lírica y musical van empujando fuerte dentro de la industria en nuestro país.