abc Radio

Fallece luego de golpiza durante detención y agresión en Barrientos en el Edomex

  • Alejandra Trujillo
  • Jueves 8 de agosto de 2019
  • en Policía

Su familia luchaba por su inocencia y traslado a un hospital con recursos

Por Antonio De Marcelo Esquivel

Esta mañana murió uno de los tres acusados de ser un comando armado que mató a cuatro en el Estado de México, el joven, cuya familia denuncia tortura y una golpiza en el penal de Barrientos, falleció en el hospital Vicente Villada de Cuautitlán, debido a que la directora del penal de Barrientos no envió el oficio de traslado.

Guadalupe “N”, esposa del detenido, dijo a La Prensa que durante la noche pidieron, de nueva cuenta, una reunión con autoridades del penal, para que autorizaran que ellos pagaran los gastos y se hiciera el traslado, pero no fueron recibidos y finalmente se les informó de la muerte de Eder “N”.

Como ya lo dio a conocer La Prensa, tres personas, entre ellos una mujer, fueron detenidos la noche del 27 de mayo, trasladados a unas instalaciones y presentados ante el Ministerio Público hasta el 30 de mayo.

Ellos, Eder “N”, Areli “”N” y Francisco “N”, fueron enviados ante un juez y vinculados a proceso con la acusación de homicidio y tentativa de homicidio, a pesar que la familia asegura no se conocían y hubo inconsistencias en la acusación.

En medio de todo esto, denuncian que sufrieron golpes durante este cautiverio y lo mismo al ingresar al Penal de Barrientos.

Quien llevó la peor parte fue Eder. Él narro a su familia que le pegaban con los codos en la cabeza, le dan golpes en el cuerpo y lo picaban con agujas en el cuerpo mientras los retuvieron entre el 27 y 30 de mayo, tras ser detenido en la colonia Praderas de San Mateo, calle Parras.

Al ingresar al penal de Barrientos sufrió otra agresión a manos de internos, sin que alguien lo auxiliara. Derivado de todo ello empezó a sentirse mal. El interno fue ingresado al hospital Las Américas. La esposa y hermana pidieron su traslado a otro lugar donde hubiera lo necesario para su atención, toda vez que únicamente lo sentaron en una silla le pusieron suero y así duró cuatro días, el diagnóstico era inflamación cerebral y que se le quitaría con medicamentos.

Él fue dado de alta, devuelto a Barrientos sufrió una nueva crisis que ocasionó su traslado al hospital Vicente Villada de Cuautitlán, de nueva cuenta no había los recursos para darle atención. La familia ofreció pagar una ambulancia de terapia intensiva que lo traslado a Starmedic para una tomografía.En el traslado de vuelta fue extraviado el CD con los resultados, lo que ocasionó más tiempo para que la familia recuperara el disco.

Cuando lo vio el médico del Hospital Vicente Villada le dijo a la familia que el contenido del disco era “una pendejada” (sic) e igualmente califico a quienes interpretaron el material y dijeron que era un hematoma subdural. “llévenselo a su pinche hospital, que no saben lo que están diciendo” (sic) gritó a la familia, a quienes enfatizó “aquí soy la máxima autoridad”.

Otros médicos recomendaron un traslado a otra clínica, lo que movilizó a la familia y al abogado, pero la directora del penal no envió el documento.Asegura la esposa de Eder “N” que fueron horas terribles, porque mientras la salud de Eder empeoraba, la directora del penal de Barrientos, Paula Gabriela Valdez Herrera, prometía el traslado, sin cumplirlo.

Incluso la familia se ofreció a pagar los 28 mil pesos generados por la atención a Eder; y aunque la juez aceptó que fuera llevado a otra clínica los procedimientos de penal frenaron todo.Incluso la noche del miércoles 7 de agosto fueron enviados custodios y policías estatales, porque supuestamente la familia podría intentar el rescate del detenido.

Finalmente esta mañana 8 de agosto Eder murió en la cama del hospital Vicente Villada, la última vez que habló con su esposa dijo: “dile a mi papá que lo quiero mucho”.