abc Radio


A la baja, confianza y credibilidad de instituciones: Ramírez Marín

El presidente de la Cámara de Diputados,
Jorge Carlos Ramírez Marín
, reconoció que la confianza y la credibilidad de las instituciones “está a la baja’’, por intereses de grupos y de personas, por lo que llamó a asumir acciones inmediatas para fortalecer la gobernabilidad en el país.

Planteó dejar de lado
enconos y enfrentamientos para lograr acuerdos;
con paso firme habremos de concretar los paquetes presupuestales para el siguiente año, los cuales tienen retos mayores debido a la situación que atraviesa el país luego de los sismos de septiembre”.

Al respecto, dijo que el Congreso y funcionarios públicos no pueden ignorar que la confianza está en caída.

Por ello, advirtió que “hacer oídos sordos a la caída en la credibilidad de los órganos de gobierno es ignorar a la ciudadanía y construir diques entre mexicanos y sus representantes”.

“No podemos sustraernos de la realidad, hoy la confianza en nosotros va a la baja,  y nuestra tarea es decirle a los ciudadanos qué hacemos, cómo lo hacemos, por qué lo hacemos, pero sobre todo, que las acciones se toman pensando en el bienestar de ellos, los mexicanos. En la actualidad no debería haber cabida a que se antepongan los intereses de grupo o de personas”, detalló.

Hizo ver que la Cámara de Diputados está en un momento crucial para enviar un mensaje de efectividad, responsabilidad y  patriotismo a todos los mexicanos, quienes esperan de los legisladores que se mantengan al margen de los intereses electorales y cumplan con las tareas para las que fueron electos “sin pretextos, ni justificaciones, sino con lucidez y altura de miras”.

En ese mismo sentido, el diputado Ramírez Marín agregó que el entorno social y político marca nuevas rutas y “a ellas es a las que debemos ceñirnos con responsabilidad y eficacia”.

“La voz de la ciudadanía debe ser el ritmo de los legisladores, quienes desde uno de los tres Poderes del Estado tenemos como encomienda abordar de inmediato las leyes pendientes y su reglamentaciones, con el fin de que sean aplicables sin demora”.

Los funcionarios públicos, concluyó, “tenemos estatutos de ética que cumplir; no vacilar en su ejercicio verdadero, reconstituirá la confianza de los mexicanos”.