abc Radio

La UNAM no es contrapeso al poder: Angélica Cuéllar Vázquez

  • Tania Aviles
  • Jueves 17 de octubre de 2019
  • en Política

La aspirante a la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Angélica Cuéllar Vázquez defiende su área de especialidad: las ciencias sociales. Se desliga del gobierno, de quien lo encabeza y de cualquier injerencia que afecte la autonomía de la máxima casa de estudios.

Pretende encabezar la lucha por la paridad de género, así como llevar una política de equidad y perspectiva de género en todos sus campus y atacar la inseguridad de manera transversal y a partir de diagnósticos y observatorios.

La directora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM, observa que la oportunidad de encabezar esta institución académica se da un en contexto donde la exigencia no sólo es en esta casa de estudios sino en México y todo el mundo.

“Sería estupendo que la universidad nacional tuviera por primera vez en su historia una mujer rectora y mandarle un mensaje a la sociedad que las mujeres estamos listas y preparadas para cualquier cargo”.

-¿Existe la necesidad de que se establezca una paridad de género en la UNAM?

“¡Por supuesto! en la UNAM en México en todas partes, vivimos una cultura de inequidad que se ha construido en una cultura de privilegios y de desigualdad de oportunidades de las mujeres, pero esto no es privativo de México esto es en todo el mundo.

Son prácticas sociales que las tenemos muy incorporadas y que nos cuesta, primero, mucho trabajo visibilizarlas como prácticas de inequidad y después de visibilizarlas como prácticas de inequidad erosionarlas”.

Angélica Cuellar, doctora en Sociología, se dice científica social, una mujer de equipo, y a lado de éste pondera la capacidad de las ciencias sociales para atajar problemas que atañen a la comunidad universitaria a la sociedad en general como la inseguridad y la inequidad de género.

En este marco Cuellar Vázquez espera convertirse no sólo en la primera rectora de la UNAM, sino regresar la visión de quien encabeza su Rectoría a las ciencias sociales, pues éstas han sido abandonadas desde 1989, cuando Jorge Carpizo Macgregor dejó la rectoría de la UNAM.

“Aquí en mi entorno (en la FCPyS) tenemos cinco carreras de ciencias sociales, entonces tengo un entorno donde conozco las ciencias sociales, he crecido aquí. Las ciencias sociales tienen mucho que decir no sólo de los problemas de la universidad, de los problemas nacionales. No sé puede entender el mundo de hoy sin las ciencias sociales. Es imposible, entender el México de hoy sin las ciencias sociales. ¡Es imposible!

Foto: Ulises Bravo

Desde ahí estoy haciendo un plan de trabajo, donde los expertos de las ciencias sociales nos permitan hacer diagnósticos y dar respuestas a los problemas más apremiantes de la universidad”.

-¿Qué le respondería a todos los que dicen que usted sería una rectora a modo de la 4T? ¿A quiénes señalan una presunta cercanía con el presidente?

“No estoy ni cercana, ni cercana -insiste- a la 4T. (Les respondería) que no han leído mi currículum, no han leído mis declaraciones, no han leído mi plan de trabajo, o sea perdóneme, pero voy a decir que hablan desde la ignorancia o con la mala leche de ponerme una etiqueta que no comparto.

La única etiqueta que yo acepto es la de la Universidad Nacional Autónoma de México que porto desde los 18 años. Soy apartidista no soy apolítica, en la Facultad de Ciencias nadie somos apolíticos. Soy apartidista, nunca he militado en un partido ni en un grupo estudiantil. ¡Nunca!”

-¿Y a quienes la ubican en segundo lugar de popularidad o como la única opción que puede vencer a Enrique Graue?

No sé trata de vencer. Somos académicos que tenemos una mirada y que hacemos propuestas y que la Junta de Gobierno nos va a evaluar de acuerdo a nuestra trayectoria, a nuestra mirada, a nuestro liderazgo y al plan de trabajo. La Junta de Gobierno va a decidir. No es una contienda partidista porque aquí no hay votación, la votación es en la Junta de Gobierno, pero eso lo decidirá la Junta en su momento.

-¿Cuál debería de ser el papel de la universidad frente a este gobierno que pareciera no respetar a los órganos autónomos?

“La autonomía no se ha tocado, ni se toca ni es negociable. La universidad no puede estar sometida a ningún poder público ni a ningún gobierno de ningún color de ninguna naturaleza.

-¿Debe ser un contrapeso?

La UNAM no es contra peso político, la UNAM no tiene que ser un contrapeso político porque su dimensión es académica, porque lo que hace la UNAM es crear conocimiento, es difundir la cultura, es formar cuadros para la sociedad. No es hacer un contrapeso político, los órganos autónomos sí son un contra peso.

Entonces la esencia de la UNAM es ser crítica, pero por su espíritu científico no porque sea un contra peso al poder”.