abc Radio


Agravio a periodistas es una afrenta a la sociedad, reitera Peña Nieto

El presidente Enrique Peña Nieto expresó que la vigencia y respeto de los derechos humanos están ligados a la aplicación de la ley, para lo cual México requiere de instituciones fuertes.

“La mejor manera de garantizar la dignidad humana es aplicando la Ley. La impunidad lastima y violenta a la sociedad, erosiona nuestros valores compartidos y mina la convivencia pacífica entre los mexicanos.

“Un país sin leyes e instituciones fuertes, es un país vulnerable, es una nación desprotegida frente al delito y la violencia. De ahí la necesidad de que sigamos fortaleciendo las instituciones y nuestro marco jurídico”, señaló el Ejecutivo Federal durante la ceremonia de entrega del Informe Anual de Actividades 2016, por parte del titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez.

En Los Pinos, Peña Nieto reiteró el compromiso “firme e indeclinable” de su gobierno con el respeto a los derechos humanos y destacó que se han aceptado todas las recomendaciones emitidas por la CNDH, mismas que serán atendidas y cumplidas por las diversas instancias, las cuales revisarán sus causas y elaborarán un Plan de Trabajo para atenderlas el cual será enviado a la Secretaría de Gobernación.

En presencia del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chongo; del Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales; del titular de la PGR, Raúl Cervantes; del Canciller, Luis Videgaray y del secretario de Educación Pública; Aurelio Nuño, entre otros miembros de su gabinete, el mandatario mexicano recordó que uno de los grandes pendientes es atender la demanda de las Fuerzas Armadas y avanzar hacia una ley que dé certeza a su actuar en materia de seguridad.

“Es un tema relevante porque permitirá dar certidumbre a los ciudadanos y a nuestras instituciones armadas, mejorando nuestro orden legal de protección a los derechos humanos. Quiero hacer un reconocimiento público a nuestras fuerzas armadas, ellas han asumido la protección de la sociedad frente a la violencia del crimen organizado”, sostuvo.

El Presidente de la República dijo que es tarea de los Poderes de la Unión, los tres órdenes de gobierno, así como de las instituciones públicas y privadas, y de la sociedad en su conjunto asumir la parte que les corresponde en la defensa de los derechos humanos, por lo que dicho informe es un referente obligado para saber cómo vamos como país y qué nos falta atender.

Ante representantes del Poder Legislativo y Judicial, el presidente Enrique Peña Nieto se refirió a la violencia que enfrentan en el país los defensores de derechos humanos y los periodistas.

“Es inaceptable que una persona sea atacada por proteger a personas o por hacer uso de su libertad de expresión. Un agravio a un periodista o a un defensor de derechos humanos, es una afrenta a la sociedad en su conjunto. Ante esta realidad debemos hacer una revisión del diseño y operación de los mecanismos del Estado mexicano para la protección de periodistas y defensores de los derechos humanos. Es necesario fortalecer los instrumentos y acciones de protección en el ámbito federal y desde luego también, en el ámbito local. Esta es una responsabilidad que exige corresponsabilidad”.

El mandatario también dijo que un tema prioritario para su gobierno es el de las desapariciones forzadas, “es urgente garantizar el derecho a la verdad, a la memoria de las víctimas y sobre todo mitigar a afección y angustia de sus familias esclareciendo estos hechos. Reconozco el trabajo del Congreso por trabajar en la elaboración de una Ley que contribuya un alto a este aberrante delito”, puntualizó.

En este marco, el presidente Enrique Peña Nieto dejó claro que otro asunto fundamental en su administración es la protección de los derechos humanos de los migrantes mexicanos que retornan a nuestro territorio proveniente de los Estados Unidos, para lo cual se puso en marcha el programa “Somos Mexicanos”, el cual facilita su regreso en condiciones dignas, con pleno respeto a sus derechos y su incorporación a la actividad productiva.

Otro de los puntos, añadió, es la defensa de derechos humanos de niñas, niños y adolescentes, “estamos decididos a genera una política de Estado en esta materia a través de la instalación del sistema nacional también hemos trabajado de la mano de los gobiernos locales para establecer sistemas estatales y municipales que defiendan el interés superior de la niñez”.

Sumado a ello, Peña Nieto indicó que un desafío más es la aplicación de una estrategia prioritaria y permanente para que las mujeres puedan ejercer su derecho a una vida libre de violencia, ya que en su mayoría enfrentan obstáculos, prejuicios y agresiones que vulneran su libertad o limitan su desarrollo, pese a los avances alcanzados con la conformación de los Centros de Atención en todo el país, lo cual implica costos sociales, económicos y de salud.

“La violencia destruye a las familias y gangrena a la sociedad misma, por ello, no puede haber espacio para la indiferencia, nadie debe ser cómplice de la violencia ni de la discriminación en contra de las mujeres”, puntualizó.

Foto: Fernando López

Foto: Fernando López