abc Radio


Secretario de Agricultura de AMLO pide no entregar más permisos de denominación de origen del mezcal

Víctor Villalobos, futuro secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), está en contra de que se sigan entregando
denominaciones de origen del mezcal
a otras entidades de la República Mexicana, quienes no tengan la traducción con la bebida.

“El tema de la denominación de origen del mezcal debe ser revisado, porque está relacionado un producto con la región”, dijo el funcionario designado por Andrés Manuel López Obrador.

En conflicto mezcalero, venden la denominación de origen

La región se ha venido ampliando no favorece el desarrollo de los productos, por lo que tendríamos que estar respetando la denominación de origen que está vinculado con la tradición, productos y la localidad.

“Estamos en contra” de que haya más estados solicitando la denominación de origen, agregó.

El Sol de México
publicó que Juan Jesús Lozoya Austin, secretario del Consejo Regulador de la Calidad del Mezcal (Comercam),

sólo le interesa consolidar su negocio de exportación y acaparamiento de mezcal,

por lo cual comenzó a ofrecer a 15 entidades de la República Mexicana la denominación de origen de la bebida.

“Me dice Lozoya Austin
vamos a negociar y tenemos que caminar juntos
para que el mezcal siga para adelante, así como me propuso que se le diera la denominación de origen a 15 estados para la producción de mezcal”, señaló Alfredo Conde de la Cruz, presidente del Sistema Producto Agave Mezcal y Sotol.

Ese día el empresario duranguense encaró a Hipócrates Nolasco, presidente de Comercam, diciéndole que no tenía nada que hacer en la protesta encabezada por Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, uno de los principales productores de mezcal en México.

La negociación y el acuerdo comercial alcanzado entre Estados Unidos y México
no afectaron al sector agrícola,
agregó el ex subsecretario de Recursos Naturales de la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca.

Recordó que quedó fuera la la cláusula Sunset, que obligaba a terminar el acuerdo comercial cada cinco años, y la temporalidad, una medida que determinaba cerrar las exportaciones mexicanas de alimentos el mercado de Estados Unidos por períodos o ciertos meses del año.

“Quedamos satisfechos con el acuerdo”, comentó el ingeniero encargado de la agenda agrícola.