abc Radio


A Javier casi le cuesta la vida alcanzar el sueño americano

AGUASCALIENTES, Ags.-Una verdadera película de terror fue la que protagonizó Javier, originario del municipio de Jesús María, Aguascalientes, quien al ir en busca del sueño americano se encontró de frente con la muerte, ya que estuvo a sólo unos minutos de perder la vida por un “golpe de calor” a consecuencia de encontrarse al interior de un tracto-remolque con nula ventilación.

Agradecido con Dios por darle una segunda oportunidad, el señor Javier expresó a El Sol del Centro los momentos de angustia e incertidumbre que vivió al interior del tracto-remolque en el que viajaban cerca de 160 personas, de los cuales hasta el momento diez han perdido la vida.

“La gente iba desesperada, gritando, llorando y peleándose, ello derivado de la falta de aire” expresó Javier, quien con la voz entre cortada mencionó que él sobrevivió gracias al trabajo que hizo con su respiración, ya que inhalaba y –aguantaba- un rato para volver a llevar un poco de aire hasta sus pulmones –era como respirar en un baño de vapor a un 200%-; en tanto que otro de los viajeros que sobrevivió bebía su propio sudor el cual procedía de su camisa empapada la cual exprimía en su boca.

Fue cerca de las nueve de la noche cuando los inmigrantes abordaron el “tráiler de la muerte” al norte de Laredo, Texas, con destino al sur de San Antonio, Texas, donde concluyó el fatídico trayecto en el que algunos inmigrantes indocumentados lograron salir bajo su propio pie, 38 fueron los rescatados por las autoridades, 8 de ellas fueron encontradas muertas.

“Unas personas me ayudaron a mí y a otros tres compañeros de viaje, nos subieron a una camioneta y nos llevaron a una casa donde nos reanimaron, en el trayecto perdimos la conciencia” manifestó Javier, quien tras recobrar el conocimiento pudo comunicarse con su familia gracias al celular que llevaba consigo.

“De Aguascalientes veníamos tres personas, Brandon -quien se encuentra hospitalizado- de Pocitos, otro joven de Norias de Ojocaliente y un servidor” explicó Javier quien detalló que de esta ciudad capital los trasladaron hasta el estado de San Luis Potosí donde los recogieron para emprender su viaje hasta Nuevo Laredo, Texas, y de ahí hasta San Antonio, Texas en el “maldito tráiler” que fue localizado en el estacionamiento de la tienda Walmart.

Aunque no saben nada de los coyotes, los inmigrantes indocumentados no quieren tener noticia de ellos, pues tomen las represalias que estos pudieran tener en su contra; por su parte, el señor Javier está recibiendo ayuda por parte del Consulado de Colorado, sin embargo, requiere apoyo económico pues la falta de oxígeno ha repercutido en su salud ya que presenta fuertes dolores en el estómago, huesos y cabeza.

“Existe el riesgo de que me deporten, pero lucharé para que lo que nos pasó en ese tráiler no quede impune”, concluyó el señor Javier.