abc Radio


Animales callejeros

  • Tania Aviles
  • Martes 20 de agosto de 2019
  • en República

 

Peligrosas jaurías de perros, manadas de mapaches en escolleras o extensos grupos de gatos se pueden observar en calles, camellones y solares baldíos de esta zona sur de Tamaulipas, convirtiéndose en un problema complejo y creciente.

La reproducción incontrolada complica tener un censo de cuántos son los animales que se encuentran en la vía pública, dejando en evidencia la falta de resultados de programas para reducir esta creciente situación.

El jefe del área de Zoonosis de la Jurisdicción Sanitaria número dos, Raúl Chao Gallegos, aseguró que es difícil tabular o contar los perros callejeros, ya que las perritas entran dos veces por año en celo y en cada celo que tienen pueden llegar a tener 6 perritos en promedio, 3 hembras y 3 machos, esas 3 hembritas a los 6 u 8 meses ya pueden entrar en celo y pueden tener sus crías, es una progresión numérica la que sucede, entonces es difícil decir hay tantos perros en la vía pública”.

Explicó que la problemática de los perros callejeros es debido a la falta de responsabilidad de parte de los dueños, quienes son los que sueltan estos animalitos a su suerte en las calles cuando ya no pueden atenderlos.

“Contaminan, destrozan, ensucian la vía pública cuando rompen las bolsas de la basura y son susceptibles de contraer y propagar enfermedades; la sarna, garrapatas, todo eso, pero realmente perros callejeros no debería haber si la gente fuera un poquito más responsable con sus mascotas, ya no lo quiero y lo más fácil es abrirle la puerta y que se vaya a la calle”, expuso.

El especialista mencionó que los perros en situación de calle pueden llegar a ocasionar diversas afectaciones al entorno que los rodea “además de que orinan y defecan en lugares inapropiados, en los jardines, las banquetas y pueden ser transmisores de enfermedades a través de los parásitos que traen, las garrapatas, la rabia y también las agresiones a las personas”.

LO QUE RESPIRAMOS

El jefe del área de Zoonosis señaló que una de las problemáticas de mayor gravedad son los excrementos que se quedan en las calles “el sol hace que se seque ese excremento, el aire se levanta y va a dar a los puestos de la calle, a la casa.

Se calcula que el perro dependiendo de su tamaño defecan de 300 a 500 gramos diario, ese polvo puede contener parásitos severamente dañino para quienes lo respiramos.

Chao Gallegos, dijo que pese al elevado número de perros que viven en la calle, el número de agresiones que son canalizadas a esta área es mínima “realmente no es muy alto el número de personas agredidas por perros callejeros, normalmente son accidentes dentro de casa o que el perro por algún motivo se salió y agredió a la persona en el momento que iba pasando, en porcentaje sería de un 10% aproximadamente”.

En el caso de gatos aunque el problema de abandono es menor también se observan principalmente en azoteas de edificios abandonados, lo que desde las alturas genera también contaminación.

A las personas que tienen mascotas recomendó la esterilización y las vacunas, tanto desparasitantes como antirrábicas, para que el animalito pueda tener una vida de calidad.

DESDE 1992

La Sociedad Internacional de los Derechos de los Animales ha promovido la celebración del Día Internacional del Animal sin Hogar el 17 de Agosto, cuyo principal objetivo es brindar una solución al problema de la sobrepoblación de animales de compañía que se encuentran en la calle.

Principales causas que motivan el abandono de una mascota, según la Sociedad Internacional de los Derechos de Animales:

 

Muchas personas adoptan o adquieren una mascota, sin contemplar el nivel de gasto y mantenimiento que conlleva el tener el animalito.

Una mascota es exigente al requerir ser alimentados, vacunados, bañados desparasitados, además de cualquier otro tipo de tratamiento o cuidado exclusivo de su raza o especie. Cuando los dueños caen en la cuenta del nivel de gastos que conlleva tener al animalito, prefieren lanzarlo a la calle sin miramientos.

DESCONTROLADA LA REPRODUCCIÓN

Ocurre principalmente en aquellos dueños que tienen una hembra de cualquier especie, bien sea gata o perra. Si la mascota no se adquiere con fines reproductivos lo mejor que se puede hacer es esperar el segundo celo para esterilizarla y así evitar la llegada de camadas inesperadas.