abc Radio


Comienzan recaudaciones para ayudar a obreros que siguen en paro en Matamoros

El Presidente de la República anuncia inyección de recursos para concluir una de las “obras regadas” de la pasada administración, la cual terminará con un costo que duplica lo presupuestado

GUADALAJARA.- La construcción de la Línea 3 del Tren Ligero, que en principio era una de las obras más importantes del nuevo siglo, se ha convertido en una de las más observadas de la historia, con cargos por aclarar por 289 millones de pesos, retrasos en cascada, cambios en el trazado de la ruta, daños en más de 40 fincas, pérdidas comerciales por 590 millones de pesos en el centro de la ciudad y un costo que ya se calcula en lo doble de lo que fue proyectado. Hoy, sitios por los que cruza han dejado el caos por las obras y están en el abandono, tornándose en blancos de la delincuencia.

Ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que se dejaron “obras regadas” desde el sexenio pasado, entre ellas el Tren Ligero de Guadalajara y el tren México-Toluca, por lo que se habrá de imponer denuncias ante la Fiscalía General de la República.

Dijo que para el tren de Guadalajara se autorizaron para este año mil millones de pesos, pero cuando pidió el reporte de cuánto se requiere para terminarlo le plantearon que adicionalmente otros tres mil 500 millones de pesos sean destinados.

Afirmó que se tiene que terminar la obra porque ha generado muchos tipos de molestias.

En 2014 se informó de poco más de dos años para su culminación y un costo de 17 mil 400 millones de pesos. Hoy ya van cuatro años y seis meses de construcción, más lo que le resta, y peritos calculan que al final su costo será de 32 mil millones de pesos.

La obra empezó el 7 de agosto de 2014 con grandes retos, al considerarse una infraestructura de vías elevadas y un tramo de cuatro kilómetros de túnel, de 11.5 metros de diámetro.

Durante el trayecto se encontraron serios problemas, como ríos naturales y una antigua obra hidráulica en la zona de la normal que al ser modificada ha generado múltiples inundaciones, lo que ha dejado también grandes pérdidas económicas para los vecinos de la zona. Además, el INAH tuvo que intervenir por riesgos en monumentos del siglo XVII.

Son al menos 21 fincas que por el Paseo Alcalde sufrieron daños y otras 25 en la Unidad Modelo situada por la avenida Revolución, según los recientes peritajes de ingenieros civiles organizados.

 

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) tiene una bolsa de 405 millones de pesos para esas reparaciones, sin embargo, trasciende que sería insuficiente para subsanar todos los daños.

La Cámara Nacional de Comercio en su último reporte dio a conocer que a causa de las obras de la Línea 3 del Tren Ligero y el Paseo Alcalde, en los últimos 40 meses 216 comercios cerraron por las malas ventas, además de que se cuantifican hasta 590 millones de pesos en pérdidas.

Alejandro Salas, delegado de la Cámara de Comercio de Guadalajara en el Centro Histórico, refirió que por ello han sido despedidas dos mil 700 personas.