abc Radio


Crean órgano de Gobierno especializado en cocodrilos

Erick Suárez, El Heraldo de Chiapas

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (OEM-Informex).- Para perseguir la cacería de cocodrilos y evitar que esos animales agredan a humanos en el Estado, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) reactivó permanentemente el Comité de Vida Silvestre y en breve constituirá un subcomité en materia de cocodrilianos.

El titular de la Dirección Regional de la Frontera Sur, Istmo y Pacífico Sur de la dependencia, Joaquín Zebadúa Alva, dijo que actualmente la sangre de ese reptil es altamente demandada por sus supuestas propiedades curativas.

El líquido hemático es comercializado en el mercado negro, particularmente en el Soconusco. La institución tiene conocimiento del tráfico de ese producto, sin embargo aún no identifica plenamente a quienes venden la sangre, detalló.

Pidió abstenerse de ingerir el líquido hemático de ese animal porque “no cura absolutamente nada, como la sangre de cualquier reptil”. De hecho, estudios de laboratorio establecen que el líquido hemático del cocodrilo contiene bacterias que pueden ser nocivas para el humano.

“No les va a curar ni el cáncer ni la diabetes ni el VIH. Lo más probable es que los enferme de otra cosa (…) No hay que comprar sangre de cocodrilo. Quien lo compra abona a que pasen cosas como esas”, afirmó.

Derivado de un reporte de habitantes de la comunidad La Palma, esta semana guardaparques de la Conanp y comunitarios descubrieron en la Reserva de la Biósfera “La Encrucijada” un matadero de esos animales. Al momento del arribo de personal, hallaron 20 cocodrilos y caimanes de tallas medias y pequeñas sin vida y 14 más con vida aunque con signos de deshidratación. Los últimos fueron recuperados y reintroducidos a su hábitat. Asimismo, semanas atrás un cocodrilo atacó y mató a un pescador en la misma reserva.

Chiapas tiene presencia de las tres especies de ese animal que residen en el país: de río, caimán y moreleti. Todas están protegidas por la legislación ambiental. A partir del establecimiento de vedas y el surgimiento de las áreas naturales protegidas (ANP), en los últimos años la población de esos reptiles se recuperó, después de la caza furtiva que sufrieron durante las décadas de 1970 y 1980. “La Encrucijada”, “Cañón del Sumidero”, “Nahá”, “Metzabok” y “Montes Azules” son las ANP con los universos más grandes de esos reptiles en la entidad.