abc Radio

De Puebla, Tehuacán y Pahuatlán, el mayor número de poblanos deportados de EU

  • Tania Aviles
  • Lunes 8 de julio de 2019
  • en República

El Sol de Puebla

 

Los municipios de Puebla, Atlixco y Pahuatlán son los que registran el mayor número de deportados en la entidad, exponen datos del Atlas sobre Migración Internacional realizado por la Unidad de Política Migratoria.

Las estadísticas correspondientes al 2018 exponen que en total se deportaron 8 mil 13 personas de Estados Unidos, de las que mil 694 son originarias de la capital, mientras que 313 pertenecían a Pahuatlán y 264 más a Tehuacán.

De forma complementaria, el atlas revela que del municipio de Atlixco eran originarios 254 personas deportadas durante el 2018, mientras que 231 más nacieron en Acajete.

En el 2017, fueron casi los mismos municipios que concentraron la mayoría de deportaciones. Ese año, hubo 6 mil 231 eventos de repatriación, de los que mil 281 corresponden al municipio de Puebla, 284 a Atlixco, 277 a Tehuacán, 196 a Izúcar de Matamoros y 164 a Pahuatlán.

El Atlas sobre Migración Internacional, revela que en 2016 se presentaron 9 mil 135 eventos de repatriación de poblanos en Estados Unidos, de los que mil 670 corresponden al municipio de Puebla, 463 al municipio de Atlixco, 342 a Tehuacán, 329 a Izúcar de Matamoros y 265 a Pahuatlán.

Durante el 2017 y el 2018, la capital tuvo el 20 por ciento de los eventos de deportación internacional, en tanto, la mayoría de los casos de regreso de migrantes se repartieron en el resto de los municipios del estado sin un porcentaje significativo.

De acuerdo con el Índice de Intensidad Migratoria realizado por el gobierno federal, los municipios que más migrantes expulsan tomando en cuenta su población, son: Atzala, Atzizihuacán, Axutla, Chietla, Huaquechula, Huehuetlán el Chico, Tulcingo, Xochiltepec y Zacapala.

 

Los municipios de Puebla, Atlixco, Tehuacán e Izúcar de Matamoros, tienen un Índice de Intensidad Migratoria de medio a alto; en el Atlas cuentan con la mayor deportación por la densidad poblacional que tienen esas demarcaciones.