abc Radio


Denuncian corrupción en la Central de Abasto de Villahermosa

Por JOSÉ GUADALUPE PÉREZ

Por la posible comisión de los delitos de peculado, nepotismo,
corrupción, e incluso un desfalco cercano a un millón de pesos,
el administrador de la Central de Abastos, Avenamar Leyva Gómez,
fue denunciado públicamente por miembros del Consejo de
Administración de dicho Centro de Abasto, quienes además
exigieron su destitución. En conferencia de prensa, dejaron en
claro que la Central de Abastos no caerá en situaciones como
cierre de instalaciones, pero consideran que la institución es
autosuficiente, por lo que incluso podrían promover su
privatización ante instancias como el Poder Legislativo.

Irán Llergo, representante legal de los bodegueros de la
Central de Abastos, ventiló presuntos actos de corrupción y
nepotismo, mismos que configuran el delito de peculado, por parte
del administrador de la Central, ya que el titular de la
Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo, David Gustavo
Rodríguez Rosario, sigue consintiendo al tener conocimiento pleno
del caso sin proceder legalmente.

Acompañado del presidente de la Unión de Bodegueros y
Comerciantes de la Central de Abastos de Villahermosa, A.C.,
refirió que el pasado 4 de mayo a solicitud realizada vía
transparencia, el ISSET les dio a conocer la lista de nómina
general y la lista de raya, en la que aparecen el yerno de
Avenamar, Tepate Rivera Helder Adbdel, quien funge como trabajador
de categoría de Jefe de Departamento A.

De igual forma, con fecha 17 de mayo dejaron por debajo de la
puerta de las oficinas unas facturas a nombre de Arturo Leyva
Torres, sobrino del administrador, que amparan 32 mil 461 pesos,
por mantenimiento de vehículos de la central.

Por ello, estiman que existe corrupción en el manejo de los
recursos propios por parte de Leyva Gómez, al mentir que se ha
entregado de enero a abril de este año al ISSET la cantidad de 29
mil 122.86 pesos, cuando dicho instituto de seguridad social
informó también vía transparencia que no se encuentra
información de los trabajadores del organismo de lista de raya o
eventuales en el presente ejercicio fiscal, por lo que se cuenta
con cero información.

“Como puede apreciarse, acorde a las documentales públicas
citadas, existe dolo, mala fe del servidor público al engañar
haber retenido y enterado las aportaciones que obligatoriamente
tiene que realizar al ISSET en el periodo enero-abril, aspecto que
sin lugar a dudas flagela la honradez y la legalidad del actuar de
un servidor público.

Por ello, estimaron que los desvíos de recursos pueden ascender
de 700 mil a un millón de pesos, lo cual denunciarán ante las
instancias legales, pero principalmente piden su destitución por
estos malos manejos que se han hecho.