abc Radio

Desbordamiento de río deja muertos, desaparecidos y miles de afectados en San Gabriel

  • Tania Aviles
  • Martes 4 de junio de 2019
  • en República

Bajo lodo y un cúmulo troncos que en algunos puntos llegó a los dos metros de altura, amanecieron las calles aledañas que al Río de Apango que atraviesa justo enmedio la zona urbana de San Gabriel.

Los habitantes responsabilizan a los aguacateros; aseguran que la tala clandestina y los incendios forestales provocados recientemente en la parte montañosa del municipio, fueron la causa por la cual el torrente bajó de forma intempestiva con toneladas de troncos y se desbordó el río.

“Fue demasiada agua, pero por allá, en la montaña. Los bordos que tienen los señores aguacateros y las quemazones. La evidencia está muy clara, por todo el trayecto van a encontrar pedazos de troncos. El agua era negra”, relató Jorge González, habitante de la comunidad del sur de Jalisco.

 

 

La tarde del domingo Noé estaba trabajando en el ingreso de la cabecera municipal. Al darse cuenta que venía la corriente bajando del cerro, tomó su bicicleta y comenzó recorrer la carretera, alertando sobre el peligro que se aproximaba: “Vi la ola más grande todavía, empecé a gritarle a la gente que se saliera, mucha gente sí me escuchó gracias a Dios. Asustada, gritando, con niños y todo. Me fui en mi bici por la carretera, me metí a otras calles a gritar, otra gente me escuchó también y comenzaron a gritar más”, apuntó.

Los habitantes aledaños al cauce salieron corriendo de sus casas. Otros vecinos ayudaron a las personas de la tercera edad a ponerlas a salvo. “Mi mamá tiene 83 años, ella estaba aquí solita, ella me dice que nomás le avisaron por teléfono que venía el río del cerro. Dice ella que cuando llegó a la esquina vio un torrente negro, muy feo como de 15 metros. Ella se subió a la azotea de una vecina”, señaló Marisela, cuya madre vive al borde de río, en donde la marca del agua llega a los dos metros y 30 centímetros en la fachada de las vivienda.

“Todos corrimos, fue muy espantoso, el río destruyó el puente, camionetas. Salieron corriendo; la señora de enfrente que está inválida, la sacaron los vecinos como pudieron. Alcanzaron a salir gracias a Dios. Todos salieron”, relató Norma Patricia, cuya vivienda quedó bloqueada por los troncos que también sepultaron varios vehículos.

La mañana del lunes, habitantes y personal de diferentes dependencias de Gobierno, utilizaban palas y carretas para sacar el lodo y los maderos que ingresaron a las casas, provocando pérdidas materiales aún no cuantificadas.

“Todo está echado a perder. No se va el agua, está tapado el baño. Es lodo con arena, con barro”, apunta María de Jesús, mientras saca el lodo con cubetas.

En la calle Independencia, a unas cuadras de la plaza principal, cinco camionetas quedaron amontonadas y formaron un tapón, que provocó el cúmulo de maderos de hasta dos metros.

“Estamos esperando un fondo o algo así, de apoyo, a ver si nos llega. Sobre todo a la gente más jodida, hay muchas pérdidas”, explicó Jesús González.

PERDIÓ SU PATRIMONIO

Paulino Aguilar, de 58 años, es uno de los cientos de afectados por el desbordamiento del Río de Apango, que atraviesa la cabecera municipal de San Gabriel, en una distancia aproximada de cuatro kilómetros.

El lodo y los troncos que salieron del cauce terminaron en tan sólo unos segundos con su vivero que, que se ubica a un costados del cauce. Aún recuerda cómo fue que lo inició hace 15 años; hoy convertido en ruinas. “Con esfuerzos, se recolecta una mata, que me la regalaban, y pues trabajo, se acabó toda una vida. Usted ve, no quedó nada, ahí está lo que quedó, mire dónde estaba la barda, no quedó nada”, señalaba con un índice derecho.

Foto: Román Ortega.

Paulino trabajaba con su hermano y un ayudante. Las plantas que producía las vendía en los municipios cercanos. Eran el sustento de sus familias. “Era un sustento que estaba cada ocho días, sacando la raya del mozo que me ayudaba, la gasolina, los gastos”, recalcó.

Resignado, sabe que le llevará tiempo y esfuerzo levantarse, pues no piensa quedarse esperando a que llegue la ayuda del Gobierno.

“Hay que echarle todos los kilos, ayuda de Gobierno no creo que llegue, si llega, llegará cuando ya no se ocupe, ya para que chingados”.

EL RECUENTO DE LOS DAÑOS

El desbordamiento del Río de Apango dejó dos personas sin vida, dos más desaparecidas, cerca de tres mil afectados, mil casas dañadas y un número indeterminado de vehículos arrastrados por la corriente.

El Gobierno de Jalisco confirmó la muerte de una mujer de 36 años, y de un hombre cuya edad no fue determinada. Siguen en la búsqueda de dos mujeres de la tercera edad desaparecidas; un menor de edad del cual no se dieron datos, fue localizado sano y salvo. Se descartó la desaparición de otras dos mujeres.

Elementos del Ejército Mexicano activaron el Plan DN-III para auxiliar a la población afectada.

La Secretaría de Educación Jalisco suspendió clases en 75 planteles de educación básica, con un total de cuatro mil 504 alumnos y 228 maestros afectados.

La Universidad de Guadalajara también suspendió clases en el módulo de la preparatoria, que será habilitado como albergue temporal para recibir a quienes así lo necesiten.

El Ayuntamiento de San Gabriel también le habilitó dos albergues más para brindar techo y comida de forma temporal.

La Unidad de Protección Civil del Estado reportó falla eléctrica generalizada en todo el municipio de San Gabriel así como en la comunicación y redes móviles.

La Secretaría de Infraestructura y Obra Pública reportó cuatro puentes destrozados en el Río de Apango.

Relacionado: Más de 3 mil afectados y mil casas dañadas por desbordamiento de río en San Gabriel

EL RECORRIDO DEL GOBERNADOR

Tras hacer un recorrido por la zona afectada, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, anunció una inversión de 120 millones de pesos para infraestructura de rehabilitación en dicho cauce, que incluye cuatro puentes así como obras de rectificación y contención.

Pero la prioridad, dijo, es la limpieza para evitar otra inundación en caso de que se presente una nueva lluvia. “Lo prioritario ahora es poder hacer la limpieza en los cruces de los puentes del pueblo para que no se genere un tapón ante la posibilidad de que vuelva a llover. Estamos programando la necesidad de una inversión de 120 millones de pesos para resolver los problemas de abasto de agua, para sustituir cuando menos cuatro puentes que tienen daño estructural y varias obras de rectificación de cauce y contención de márgenes del río, que nos permitan evitar inundaciones”, detalló.

Alfaro Ramírez aseguró que habrá apoyo para recuperar el menaje en las fincas afectadas, una vez que se termine de realizar el censo.

“Ya hay un equipo coordinado con la Secretaría de Gobierno, haciendo el inventario de afectaciones, cuando tengamos datos al respecto con mucho gusto se los compartimos