abc Radio


Descubren primera democracia de América en Tlaxcala

Leonel Tlalmis, El Sol de Tlaxcala

TLAXCALA, Tlax. (OEM-Informex).- De acuerdo con una publicación de la revista “Science” que ha sido difundida a nivel mundial por el periódico El País, arqueólogos especializados del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) en Mérida, Yucatán, han asegurado que la antigua República de Tlaxcallan ha sido catalogada como la primera democracia de América Latina.

Según la publicación, la forma de Gobierno de Tlaxcala es comparada a la que se vivía en Grecia, aunque la diferencia entre ambas repúblicas, radica que en la de Tlaxcallan, cualquier ciudadano que hubiera ido a la guerra podía acceder a formar parte del Senado, aunque para ello tenía que someterse a un fuerte proceso de iniciación para demostrar que contaba con la capacidad para representar a sus pares, pues no nacían para serlo y tenían que estar al servicio del pueblo.

De esta forma, en la publicación que ya da la vuelta al mundo, los arqueólogos encabezados por Fargher Richard Blanton, aseguran que los orígenes de la democracia no es un fenómeno exclusivamente europeo, pues de este lado del Atlántico, mucho antes de la conquista española, esta ciudad mexicana se organizaba de un modo colectivo.

El artículo precisa que quienes querían ser gobernantes debían pasar un duro rito de iniciación que ameritara el cargo que iban a desempeñar, además de que los habitantes, que eran quienes financiaban la comunidad con sus impuestos, tenían la capacidad de exigirles cuentas, por lo que aquí tenían más valor las plazas públicas que las construcciones ostentosas.

Los especialistas aseguran que en sus investigaciones, han determinado que en la antigua República de Tlaxcallán, construida en alrededor del año 1250, no se parece en nada a la mayoría de ciudades mesoamericanas que se habían encontrado antes, pues a diferencia de Tenochtitlán donde existía un núcleo monumental de pirámides y plazas, en Tlaxcala las plazas se dispersaron por todos los barrios, sin centro claro o jerarquía.

Hacen énfasis en que era un grupo de alrededor de 100 personas (el Senado) las que tomaban decisiones clave en las esferas militar y económica.

Los arqueólogos manifestaron en la entrevista para “Science”, que para convertirse en miembros del Senado, los candidatos tenían que someterse a unas duras pruebas que fueron descritas por un sacerdote español que visitó Tlaxcala en el siglo XVI.

El candidato a un cargo público tenía que ponerse de pie en una plaza, desnudo, “apoyándose contra los golpes y patadas. La multitud rugió, latiendo a su alrededor como un corazón. La gente para quien había arriesgado su vida en la guerra, lanzaba golpes e insultos desde todas las direcciones. El candidato respiró profundamente. Formado como un guerrero, sabía que tenía que mantener la calma para llegar a la siguiente fase de su candidatura”.

Quienes pasaban a la segunda fase, debían permanecer hasta dos años en un templo, donde bajo la instrucción de los sacerdotes, aprendían el código moral y legal de la ciudad, aunque en todo momento eran objeto de continuos flagelos y torturas para demostrar que eran aptos para gobernar.

“Me gustaría ver a los políticos modernos hacer todo eso, sólo para demostrar que pueden gobernar”, dijo el arqueólogo carril Fargher, quien ha conducido estudios y excavaciones desde el año 2007.