abc Radio


Doble fondo, de las tácticas más socorridas en la frontera

  • Lo mismo camuflada que escondida en compartimientos ocultos de vehículos adaptados o adherida al propio cuerpo, hay un mercado por surtir

Otilio Núñez, El Sol de Tampico

El endurecimiento de la seguridad en los cruces fronterizos de México hacia Estados Unidos en Tamaulipas ha ocasionado que en sus operaciones en la frontera norte, el crimen organizado idee diferentes maneras de pasar las drogas que abastecen el mercado estadunidense.

Cada vez son más “ingeniosas” las formas en que se busca traficar marihuana, cocaína, metanfetaminas y hasta dólares, acciones que mantienen alerta a los agentes del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza, que custodian los puentes internacionales apoyados por perros adiestrados.

Una de las formas más “antiguas” y que prevalece hasta nuestros días, principalmente para pasar pequeñas cantidades de cocaína y metanfetaminas, es en vehículos a los que usualmente se les habilita un doble fondo; esta actividad quedó demostrada con el aseguramiento de metanfetamina líquida oculta en bolsas dentro del tanque de gasolina de una camioneta, en un punto de revisión de Sarita, Texas.

En la ciudad de Tampico, fue confiscada una camioneta tipo pick-up de reciente modelo, a la que le fue retirada la lámina que cubría la caja donde se ocultaban ladrillos de cocaína con destino a la ciudad de Reynosa, y que fue puesta y sellada nuevamente de manera profesional e imperceptible.
Burreros
El empleo de personas conocidas como “burreros” es otra de las formas en que los delincuentes acostumbran pasar droga, en ocasiones cruzando a nado el río Bravo llevando la marihuana en mochilas o adherida a su cuerpo, plan que suele ser detectado por los binomios caninos, como el caso de un ciudadano que trató de pasar droga a través del puente Puerta de las Américas y fue
capturado.

Para los grandes cargamentos de marihuana generalmente se utilizan tractocamiones, camuflando el enervante, como ocurrió en el puente internacional Colombia-Solidaridad en Nuevo Laredo, donde agentes de Aduanas y Protección Fronteriza lo encontraron dentro de un tráiler que transportaba tazas de espuma, o el aseguramiento en el Reynosa-Pharr, donde la droga iba oculta entre limones.

También está el caso del puente Comercio Mundial, por donde a diario pasan cientos de camiones y donde durante una revisión se aseguró un cargamento de metanfetaminas en cristal, camuflado en macetas hechas a base de fibra de vidrio.

Otra modalidad del tráfico es a bordo de lanchas rápidas por la Presa Falcón, en Nuevo Laredo; en maletas a bordo de autobuses foráneos, e incluso en taxis en los que ciudadanos se arriesgan a intentar pasar los cruces fronterizos, aunque en muchas ocasiones son capturados.

La mayor vigilancia y los avances tecnológicos generan que los grupos de narcotraficantes busquen innovar a fin de pasar sus cargamentos hacia la Unión Americana, teniendo como principal aliado el intenso flujo de unidades de carga y particulares entre México y los Estados Unidos, que hace prácticamente imposible llevar a efecto una revisión a fondo en todos los vehículos que cruzan la frontera entre ambas naciones.