abc Radio


Fingió ser mexicano para que no lo enviaran a Colombia

Por Venessa Rivas Medina

Chihuahua, Chih.-“Está bien dura la vida en
Estados Unidos, están deportando a todos”, afirma Manuel
Rodríguez, quien desde hace dos días está de paso en la ciudad,
tras ser deportado por Piedras Negras, Coahuila.

Con su mochila y su cobija a cuestas, obligado por la
necesidad, camina por las vías pidiendo una moneda para comer
algo.

Manuel es originario de Bogotá, Colombia. Desde hace
4 años, abandonó su tierra natal para ir en busca del sueño
americano. Logró llegar a Estados Unidos y permaneció en
California, donde trabajaba en el área de refrigeración y cobraba
entre 16 y 18 dólares por hora.

Durante su estancia, tuvo que cuidarse para no ser
deportado. Sus patrones también eran inmigrantes.

Afirma que desde hace un par de años, las
autoridades migratorias endurecieron las acciones contra los
ilegales.

chih-colombiano-3

“Mexicanos, salvadoreños, colombianos,
hondureños, guatemaltecos y dominicanos, somos deportados… mucha
raza, nos están deportando machín”, relata.

El temor de todos los migrantes es el mismo: las
acciones que tome el nuevo presidente, Donald Trump, quien no ha
dejado de reiterar su odio a los migrantes. “Se pone bien rebelde
el presiente ése que va a entrar”.

Manuel afirmó que la situación se ha complicado
mucho pesada para los ilegales, quienes han tenido que buscar la
manera de cuidarse. Con el presidente Barack Obama la política
migratoria fue muy mala, deportó miles de personas, por lo que
prevé que con Trump estará peor.

Manuel pasó dos meses en un Centro de Detención,
una cárcel para él, donde se hizo pasar por mexicano para que no
lo deportaran hasta su país de origen.

chih-colombiano-1

Lo deportaron por Piedras Negras y busca llegar a
Tijuana. Al preguntarle que si volvería a cruzar, lo negó
rotundamente, solo quiere llegar a la frontera porque allá está
una de sus hijas, las otras dos viven en Sinaloa. Su familia está
en Estados Unidos, sus padres, viven en Alaska, sus hermanos en
California y Texas. Tiene una hermana más en Bogotá, a donde no
quiere regresar.

Desde hace 7 días emprendió su viaje desde Piedras
Negras, ha comido poco y el frío lo ha sentido más que nunca.
“Uno no puede ni dormir, tiene que ir agarrado bien del tren o se
cae", relató que se siente cansado, pero tiene que seguir su
camino para llegar a abrazar a su hija. Busca subirse al tren que
baja para el Pacífico y luego subir a Tijuana.

Con Manuel llegaron 17 migrantes más, todos
deportados, quienes buscan llegar a varios puntos de la república,
otros 10 buscan llegar a la frontera para intentar cruzar de
nuevo.

/cpg