abc Radio


Entre contradicciones desaparecen Sistema Municipal Anticorrupción de Tlaquepaque

  • Tania Aviles
  • Martes 28 de enero de 2020
  • en República

Primero se aseguró que no, pero después sí se aceptó que se desaparece el Sistema Municipal Anticorrupción de Tlaquepaque, al entrar en un periodo de 90 días de receso, reflexión y análisis para determinar cuál es el diseño ideal para el municipio, aseguró el síndico municipal, José Luis Salazar durante la sesión de cabildo y en donde los regidores de oposición aseguraban que sólo se aprobaba desaparecer este órgano con el argumento de que no cumplió las expectativas y era una carga fiscal.

“No vamos a desaparecer el sistema, es la reestructura, no se acaba el combate a la corrupción, sino al contrario se tiene que hacer un diseño para seguir el mismo”, indicó el abogado del Ayuntamiento de Tlaquepaque.

Según el funcionario y los argumentos que se dan para este alto en el cambio del Sistema se debe a que “es un diseño institucional, obeso, que no alcanza a cumplir los objetivos de manera eficiente y benéficas” y desde su punto de vista era un cinturón que amarraba al municipio. El diseño como está, no es el adecuado, mucho se ha comentado también y quiero aclararlo para que quede constancia también de que no se no se está desapareciendo el sistema porque cuál es el sistema”.

Sin embargo, la regidora independiente, Daniela Chávez, aseveró lo contrario al leer parte del dictamen en donde se indicaba claramente que se aprobaba la abrogación del sistema y de todas sus estructuras, situación en la que no le quedó más que al síndico que aceptar que la estructura si se desaparecía, pero no los objetivos de combate a la corrupción.

Así entre reclamos de algunos regidores de oposición de que sería un grave retroceso en materia de transparencia y la poca atención que ponía a los argumentos la presidenta María Elena Limón ya que se untaba crema en la boca, volteaba para todos lados no mandaba mensajes desde su celular, al final salió rápido y fue imposible entrevistarla, el argumento del personal de comunicación social era que “ya se metió” a su oficina y ya no le solicitarían la audiencia para entrevista.