abc Radio

Falta de infrasestructura, problema de movilidad

  • Tania Aviles
  • Martes 24 de septiembre de 2019
  • en República

 

Pérdidas millonarias se sufren a diario por los retrasos que se padecen a consecuencia de los congestionamientos viales, que lo propicia el crecimiento anárquico de la ciudad y la falta de planeación e inversión en infraestructura para el automóvil, cuyas calles y avenidas son insuficientes para que circulen un promedio de 70 mil vehículos particulares y del transporte público.

Aunque no existe un estudio que haya sido elaborado por las autoridades del ayuntamiento de Acapulco, si se lo han hecho asociaciones civiles, cuyo contenido, da cuenta, que, en los últimos 30 años, no se ha invertido para abrir nuevas calles, mucho menos en avenidas a efecto de reducir los trastornos vehiculares que se padecen todos los días en esta gran metrópoli de más de un millón de habitantes.

El presidente del Grupo de Solidaridad Acapulco, José Luis Sánchez Ortiz, quien también es integrante del Colegio de Ingenieros Civiles, presentó hace algún tiempo un estudio sobre la problemática de la carga vehicular que se padece en la ciudad y que se debió de incorporar al Plan de Desarrollo Urbano, pero no se tomó en cuenta.

Explicó que este consistía en un estudio de movilidad dentro del municipio, en el que se integró un trabajo de campo sobre los retrasos que se sufren al circular por las calles y avenidas del puerto, en el que, se añadió el costo que tiene por persona, el costo con el mismo municipio y con el estado, por la pérdida de trabajo realizado.

Es decir, se consideró que, si antes tardabas una hora para trasladarte de tu domicilio a tu trabajo, actualmente, por el tráfico te lleva dos, esa hora, al margen de que significa quizá una hora menos de sueño o para desarrollar alguna otra actividad, tiene un costo y que se pierde en automático por no aprovecharse.

Foto: Martín Gómez.

El ingeniero Sánchez Ortiz, preciso que esta demora no sólo afecta a los propietarios de vehículos particulares, sino también impacta de manera negativa a los automotores del transporte público, trátese de camiones urbanos, taxis colectivos amarillos, taxis azul con blanco, de rutas alimentadoras y camionetas urvan, pues los congestionamientos los obliga consumir más gasolina y dejan de percibir un poco más de ganancia.

Esto ha sido ignorado por las autoridades en turno, pues tanto el municipio como el estado, no han invertido para crear más calles o avenidas, por lo que esto propicia que las vialidades existentes tengan la capacidad de dar fluidez vehicular, por el contrario, se saturan y generan congestionamientos viales.

El presidente de la Organización de Permisionarios y Transportistas del Estado de Guerrero (OPTRAEG), Ruperto Rodríguez González, coincidió que el incremento del parque vehicular ha rebasado la capacidad de las calles y avenidas del puerto, que sólo cuenta con la avenida Cuauhtémoc y la costera Miguel Alemán, con cuatro carriles.

Foto: Abraham Cortés.

El líder transportista, quien también fue director de la Coordinación de Movilidad del ayuntamiento en la pasada administración municipal, recordó que en su momento realizó un estudio para dar mayor fluidez al tráfico, que consistía hacer respetar el reglamento de tránsito en vigor.

Esto consistía, básicamente, en que se usará las calles alternas de las avenidas principales, para que circularan los camiones urbanos y los de carga, con esto se usaría la avenida principal para los automovilistas, además de prohibir que se usarán como estacionamientos ambos sentidos de estas vías alternas.

Sin embargo, la propuesta no fructifico ni se tomó en cuenta, por lo que el problema vial es cotidiano, provoca retrasos importantes en los traslados de las colonias populares o de la zona suburbana al centro de la ciudad, al margen de las pérdidas económicas que afecta a concesionarios y trabajadores del volante del transporte público.

Esto, porque en el caso concreto de los taxis colectivos amarillos, si pretendían dar tres vueltas, se reduce a una, por lo que el impacto a la economía del propietario del auto de alquiler y del mismo trabajador es significativa, por esa razón es que son quienes violan frecuentemente los límites de velocidad, con las consecuencias de ser autores de la mayoría de los accidentes que se reportan en el puerto.

Foto: Abraham Cortés.

Por su parte, el presidente de la Organización Un Nuevo Horizonte para Guerrero, Rogelio Hernández Cruz, acusó a los gobiernos municipales de no invertir en la infraestructura urbana, sí acaso solo “parchan” las calles afectadas por los baches, pero no se ha puesto atención de abrir nuevas calles y avenidas, “tenemos las mismas calles de hace 30 años”.

Las vialidades son insuficientes, pues a diarios circulan 4 mil 999 taxis colectivos amarillos, azul con blanco son cinco mil 890, urbanos son casi 200, los rojos y blancos son alrededor de 3 mil y camionetas de rutas alimentadoras son más de 200 e igual número de urvan.

Afirmó que no se hizo planeación alguna para crear más calles, tomando en cuenta el acelerado crecimiento de la ciudad, por lo que hoy en día se padecen congestionamientos en tramos importantes de la avenida Cuauhtémoc y la costera.

El único que se ha preocupado por el tema de las vialidades ha sido el gobernador, Héctor Astudillo Flores, quien ha invertido en la ampliación de la avenida Escénica, por ejemplo, pero también en hacer funcional el macrotúnel y poner en operación el sistema de transporte masivo Acabús.

Por su parte, el presidente de la Red de Organizaciones para Transformar México, Julio César Bello Vargas, refirió que otro problema que se padece en Acapulco, es que se cuenta con un sistema de transporte deficiente, en específico el Acabús.

Foto: Miguel Mendoza.

Recordó que cuando empezó a prestar servicio a la población, se enarboló que sería rápido y seguro, pero solo quedó en buenos deseos, pues en la actualidad, presta un servicio en camiones en mal estado, sus traslados son lentos, debido a que nadie respeta el carril confinado y constantemente sufren descomposturas sus unidades.

Aseguró que existe una total incapacidad por parte del director del Acabús, Carlos Blanco Romero, quien es un pésimo administrador y le ha faltado capacidad para que opere de manera eficiente este importante servicio de transporte, lo cual, genera pérdidas cuantiosas a los usuarios que usan los camiones articulados y los tipo Linner.