abc Radio


Han despachado seis alcaldes fuera de sus municipios

MORELIA, Mich.- La inseguridad y conflictos sociales han orillado por lo menos a seis presidentes municipales de Michoacán a despachar desde un lugar distinto a la oficina presidencial en los últimos cuatro años. La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) admite que ocho ediles han denunciado amenazas. Actualmente al menos tres despachan fuera de la sede de la presidencia municipal.

El pasado lunes, el homicidio de un hombre puso evidencia que la presidenta municipal priista de Turicato, Gisela Vázquez Alanís, quien se ha dicho víctima de amenazas y atentados, tenía su residencia en Altozano, una exclusiva zona residencial de Morelia.

En entrevista, y aunque omitió precisar, el titular de la SSP, Juan Bernardo Corona Martínez, informó que ocho alcaldes han denunciado amenazas, por lo que se les ha brindado el respaldo necesario para garantizar su seguridad, además de que se investiga a las policías municipales para identificar, sancionar y erradicar colusiones criminales.

En entrevista con El Sol de Morelia, el titular del Centro Estatal para el Desarrollo Municipal (Cedemun), Carlos Paredes Correa, señaló que actualmente el presidente municipal de Ciudad Hidalgo, Rubén Padilla Soto, despacha fuera de la sede edilicia debido a que integrantes de la organización priista Antorcha Campesina tomaran la sede de la presidencia.

En 2015 habitantes de Nahuatzen, municipio enclavado en la Meseta Purépecha, expulsaron de la cabecera municipal a su alcalde, Miguel Prado Morales y al director de Seguridad Pública, Silviano Murguía González, a quienes acusaban de extorsionar a la población. A la fecha el munícipe despacha en Arantepacua, comunidad cercana a la cabecera municipal.

En 2013, los entonces presidentes municipales de Aguililla, Buenavista y Tepalcatepec, Jesús Cruz Valencia, Luis Torres Chávez y Guillermo Valencia Reyes despacharon fuera de sus municipios durante varios meses por la presencia del crimen organizado en sus demarcaciones.

El titular de Cedemun dijo no tener información de que haya otros alcaldes que despachen desde fuera de sus municipios; y aunque señaló que la ley no prohíbe esta condición, precisó que la ausencia de un alcalde no debe ser mayor a 30 días, y que está obligado a convocar a sesión de Cabildo por lo menos dos veces al mes.

Consideró que la ausencia física del presidente en turno no merma la estabilidad en los ayuntamientos.