abc Radio


Hasta 6 meses durará investigación del accidente aéreo de Martha Erika Alonso y Moreno Valle

La investigación sobre el accidente aéreo en Puebla del pasado 24 de diciembre, donde perdieron la vida la gobernadora de la entidad, Martha Erika Alonso, y su esposo el senador Rafael Moreno Valle, llevará un tiempo prolongado hasta arrojar resultados, incluso entre dos y seis meses en el mejor de los casos, según expertos consultados por El Sol de México.

Este martes, el subsecretario de Transporte, Carlos Alfonso Morán, detalló que se creó una comisión investigadora formada por miembros de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de las áreas de Accidentes e Incidentes de Aviación, Ala Rotativa, Operaciones de Vuelo, así como personal verificador del aeropuerto internacional de Puebla.

¿Cómo será la investigación?

Sergio Cervantes, piloto especialista en seguridad aérea, recordó que la DGAC, al ser la autoridad en la materia, es la responsable de la investigación, la cual se divide en distintos procedimientos.

Primero, se realiza un análisis médico de la tripulación para determinar el factor aeromédico, es decir, descartar si los tripulantes estaban enfermos o en tratamiento médico que les pudiera causar algún problema durante el vuelo.

Asimismo, se investigan los antecedentes de adiestramiento de los tripulantes, que tengan la capacidad y conocimientos técnicos, así como las licencias de vuelo.

Foto: Héctor González | El Sol de Puebla

Además, la DGAC debe verificar el mantenimiento de la aeronave, constatar si había tenido problemas o algún cambio de piezas y que los procedimientos se hayan hecho conforme a los manuales y la legislación.

El especialista recordó que también debe haber una revisión minuciosa del área del siniestro para detectar restos de objetos externos que pudieron provocar el accidente, como cables o armas, por ejemplo.

Finalmente, la parte más importante es el análisis de voz y datos contenidos en las llamadas cajas negras, donde se guardan los movimientos, anuncios y comunicaciones de la tripulación.

De acuerdo con Cervantes, este es el procedimiento más largo, porque se tiene que recabar todas las herramientas e información y analizarlas con sumo cuidado. Es en este proceso donde se trabaja con el apoyo de la National Transportation Safety Board de Estados Unidos (NTSB), solicitado este martes por el gobierno federal.

Foto: Héctor González | El Sol de Puebla

Fernando Gómez Suárez, analista del sector aéreo, recordó México carece de laboratorios especializados para el análisis de los datos de cajas negras, por lo que este procedimiento se realiza forzosamente en el extranjero.

En cuanto a la participación de instancias como la Secretaría de Seguridad Pública, el Ejército y la Procuraduría General de la República, ambos especialistas coincidieron en que su labor por el momento será del resguardo del área del accidente, así como de los sitios a donde se trasladen los restos recuperados.

Urge Agencia de Investigación

Los analistas subrayaron la importancia de crear la Agencia de Investigación de Accidentes Aéreos, instancia aprobada en el país hace tres años pero que por falta de presupuesto no se ha conformado ni iniciado operaciones.

La principal preocupación en la falta de esta agencia, subrayó Gómez Suárez, es que la DGAC juega el papel de juez y parte en la investigación del accidente, debido a que es la instancia encargada de otorgar los permisos y certificaciones aéreas y también de investigar que estén en orden.

“Al no haber estos dos órganos independientes, la DGAC podría caer en un conflicto de intereses porque así como regula, también sanciona e investiga”, concluyó.