abc Radio


Hay incertidumbre entre xalapeños por uso de tarjetas bancarias

  • Tania Aviles
  • Viernes 17 de enero de 2020
  • en República

El temor por la fiscalización que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) realiza a los contribuyentes a fin de determinar que sus gastos coincidan con sus ingresos podría inhibir el uso de las tarjetas aseguró Luis Javier Velasco Ramírez, presidente del Colegio de Contadores Públicos de Xalapa.

En entrevista explicó que aunque la vinculación de tarjetas de crédito, débito y departamentales con la autoridad fiscal existe desde hace varios años, fue a finales del año pasado cuando se disparó la incertidumbre entre los ciudadanos por el correcto uso de los plásticos.

Estas disposiciones lo que van a hacer es inhibir el uso de las tarjetas de crédito pero va a ser por desconocimiento porque alguien que pueda justificar sus ingresos sin ningún problema puede usar sus tarjetas de crédito.

Detalló que aunque este tema no es nuevo, a partir de este año se podría incrementar el número de invitaciones que el SAT envíe a aquellos contribuyentes que al término del ejercicio fiscal hayan gastado más dinero del que declaran a fin de combatir la discrepancia fiscal y el lavado de dinero.

Velasco Ramírez explicó que en los casos que la autoridad fiscal determine que existe discrepancia, el contribuyente recibirá una invitación para que en 20 días aclare si el dinero “extra” lo recibió por un crédito personal, una herencia o si es que su cónyuge u otro familiar lo apoyó para las compras y que por eso hay diferencia del ingreso contra el gasto. “Si no hubiera justificación debería pagar el impuesto correspondiente. El problema sea que el SAT lo lleve como lavado de dinero porque eso ya implicaría un caso de delincuencia organizada y este es un delito federal que se castiga de 5 a 20 años de prisión”.

Aunque el contador público reconoció que estas medidas no son benéficas para la población y solo ayudan al SAT a identificar plenamente las compras de las personas para compararlas con sus ingresos, hizo hincapié en que estas medidas tampoco perjudicarán a la población que gaste lo que gana. “Lo normal es no gastar más de lo que ingresa”, dijo. Sin embargo, el presidente del Colegio de Contadores Públicos de Xalapa hizo un llamado a la población a asesorarse con un especialista contable que cuente con certificación a fin de que este pueda resolver todas las dudas que se podrían generar por estas reformas y sobre todo, que sepan contestar a la autoridad fiscal en caso de que reciban un llamado de alerta por discrepancia fiscal.

HAY INCERTIDUMBRE

Empresarios xalapeños reconocieron que la incertidumbre que provocan las medidas de fiscalización por parte del SAT si podría impactar en el uso de tarjetas de crédito y débito por parte de los compradores.

Bernardo Martínez Ríos, presidente de la Canaco Servytur Xalapa explicó que hasta el momento, el convenio firmado entre el SAT y la Asociación de Bancos de México implica la posibilidad de que las facturas electrónicas se emitan de manera inmediata a las compras y que esta medida estará a prueba 4 meses. “Con esa información que tenemos esperemos que el uso de la tarjeta de crédito o débito no tenga ninguna disminución”. Reconoció que el desconocimiento de los ciudadanos y el miedo a que esta acción implique un nuevo modelo de fiscalización si podría causar baja en el uso de las tarjetas. Aunque reconoció que el número de ciudadanos que utilizan las tarjetas aun es menor que aquellos que pagan en efectivo. Por ejemplo, precisó, durante el Buen Fin en Xalapa, cerca de un 27 por ciento de los compradores pagaron con tarjeta de crédito y el resto lo hizo de contado.

Luis Palacios Macedo, empresario xalapeño también reconoció que el miedo al SAT podría verse reflejado en la disminución del uso de tarjetas sin embargo, destacó que las medidas fiscales solo afectarían a aquellas personas que gasten más de lo que ganen. Dijo que en Xalapa, buena parte de las personas que utilizan las tarjetas de crédito y departamentales lo hacen para aprovechar las promociones de meses sin intereses en compras.