abc Radio


Aumentan en el país los muertos sin reclamar

  • Viernes 21 de septiembre de 2018
  • en Justicia

L
os olores fétidos que emanaban de un tráiler refrigerado que estuvo paseando por las calles de la Zona Metropolitana de Guadalajara evidenciaron un problema que se terminó convirtiendo en un escándalo nacional, por el sobrecupo en el Servicio Médico Forense de Jalisco que se quedó sin espacio para las víctimas mortales de la violencia, lo que orilló al gobierno del estado a almacenar cuerpos sin identificar en dos de éstos vehículos. Sin embargo, existen otros estados donde el repunte de la violencia criminal suma cada día decenas de muertos que deben pasar por los examinadores forenses.

Además de Jalisco, estados como Guerrero, Baja California y Veracruz enfrentan una crisis similar al acumular cantidades enormes de cuerpos sin identificar que saturan sus morgues.

En Baja California, el 2018 ha sido uno de los años más violentos, ya que suma más de mil 700 homicidios, lo que representa un incremento arriba del 30% en comparación al año pasado. Tijuana se ha posicionado como el foco rojo del estado. Salvador Juan Ortiz Morales, presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), señaló que se tuvo que recurrir a la construcción de un cuarto frío en el Servicio Médico Forense (Semefo), con espacio para 130 cuerpos. Sin embargo, se proyecta la reubicación del Semefo junto con su ampliación, para no verse en una situación similar a la de Jalisco.

Al ser el Semefo una dependencia del TSJ, el magistrado dijo que en algún momento tuvieron la opción de recurrir a cajas de tráiler para resguardar los cuerpos no reclamados, pero optaron por construir el refrigerador en sus instalaciones.

Sobre si hay saturación en las morgues por cuerpos sin reclamar, Ortiz Morales respondió, “de momento estamos con números estables, pero sí debemos de buscar para el próximo año tener otro refrigerador que permita no tener una crisis”.

Según la autoridad judicial, hay un plazo de 10 a 14 días para la identificación de cadáveres por parte de las familias antes de enviarlos a la fosa común. Sin embargo, en muertes violentas es común que las autoridades prolonguen el plazo por varias semanas, e incluso dicen que con frecuencia no se reclaman los cadáveres de personas asesinadas.

DESDE 2011 SE ALMACENAN CUERPOS EN GUERRERO

El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, reconoció que hay una entre 600 a 800 cuerpos en los sistemas de refrigeración del Servicio Médico Forense (Semefo), en los principales municipios del estado, lo que rebasa la capacidad de las tres unidades que hay en Guerrero, por la acumulación de cadáveres sin identificar.

Hay cuerpos almacenados desde 2011 en las cámaras frigoríficas, y al menos el 80% fueron víctimas de violencia, y los otros de accidentes o muertes naturales.

Álvarez Heredia, descartó que en Guerrero se pueda presentar una situación como en Jalisco, debido a que se construyó el panteón ministerial forense ubicado en Chilpancingo, para “garantizar la trazabilidad e individualidad de los cuerpos que se depositan en sus gavetas”. Se precisó que, el proyecto de dicho panteón se contempla la construcción de siete módulos, cada uno con capacidad de 80 gavetas de las que se completaron cinco módulos con capacidad para 400 cuerpos.

Actualmente los cuerpos se almacenan en cinco cámaras frigoríficas con capacidad para 150 cuerpos en Acapulco; tres cámaras para 90 en Chilpancingo, y una sola cámara para 30 en Iguala.

LLEGAN DE ESTADOS VECINOS A BUSCAR EN JALISCO

Luego del escándalo nacional por el trato de cuerpos sin identificar en Jalisco, colectivos que buscan a personas desaparecidas de diferentes estados del país llegaron a Guadalajara para hacer un plantón frente a las instalaciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses a fin de buscar a sus seres queridos, entre los 273 cuerpos que estuvieron deambulando en un tráiler refrigerador.

Entre las presentes se encuentra Yadira González de Querétaro, quien busca a su hermano Juan González Hernández desde hace 12 años. Ella forma parte del colectivo desaparecidos Querétaro, que trabaja con la Brigada Nacional de Búsqueda en fosas clandestinas.

Beatriz Torres llegó de Veracruz para buscar a su hijo Manuel Amante Torres desaparecido en Autlán de Navarro, Jalisco, en diciembre del año pasado. Vino a pasar las fiestas de fin de año con la familia de su novia.

Los colectivos exigen respeto y trato digno a los cuerpos no identificados así como una correcta clasificación forense de los mismos y la verdad a sus familiares, así lo señaló Guadalupe Aguilar presidente del colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos en Jalisco.

Llegaron personas procedentes de Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Colima, Sinaloa, Nayarit, Estado de México y Ciudad de México. Acordaron con autoridades entrar al IJCF de cinco en cinco para toma de muestras de ADN y cotejarla con sus datos.