abc Radio


Desde el cerro, 40 pistoleros disparan contra estatales de Chihuahua

  • Viernes 7 de septiembre de 2018
  • en Justicia

Chihuahua.- Cuatro policías estatales perdieron la vida en una emboscada en la carretera San Pedro-San Juanito, en la sierra de Chihuahua, cuando regresaban de la ciudad de Cuauhtémoc al poblado donde tienen su destacamento, después de trasladar a unos detenidos de un grupo criminal a los que pusieron a disposición del Ministerio Público.

En el paraje conocido como El Nogal, cerca de San Juanito, la población más grande del municipio de Bocoyna en la Sierra Tarahumara, unos 40 hombres desde la carretera y los alrededores cerraron el paso a un convoy de tres patrullas de la Policía Estatal, donde se trasladaban 19 elementos, luego de la diligencia realizada.

undefined

En la agresión, registrada a las 10 de la noche del pasado jueves, utilizaron armas de alto poder y granadas, con las que calcinaron a dos de los 4 agentes muertos y sus patrullas, mientras que otra de las unidades se desbarrancó en el intento de los elementos por sobrevivir; tras el sorpresivo ataque algunos de los agentes pudieron repeler la agresión, sin lograr la detención de atacantes, pero sí el aseguramiento de una de las unidades en las que viajaban, una GMC 2013 de color blanco, además de algunas armas que dejaron los agresores en la huida.

undefined

El ataque fue a la altura del kilómetro 46 de dicha ruta, donde están los límites de los municipios de Bocoyna y Guerrero, en una curva cerrada y rodeada de cerros, en uno de los cuales fue colocada una ametralladora de piso, según la evidencia recabada en el sitio.

De los 19 elementos que fueron emboscados, los 4 asesinados fueron identificados: Santiago Domingo Herrera, Edgar Chavira Juárez, Víctor Ortega Morales y Rafael Alemán Hinojos; 7 resultaron con lesiones entre graves y leves, pero fueron atendidos en hospitales de Chihuahua y Cuauhtémoc, de donde los reportaron estables hasta ayer por la tarde; mientras que el resto de los integrantes del convoy oficial resultaron sin lesiones, algunos gracias a que se refugiaron entre las peñas y los montes cercanos, luego de intentar defenderse.

undefined

En los poblados aledaños al lugar de los hechos, sobre la carretera Gran Visión que conduce a los sitios turísticos de la sierra de Chihuahua, señalaron que durante la noche se vivieron horas de incertidumbre, pues poco antes del ataque algunos pobladores notaron que circulaban gran cantidad de camionetas con hombres armados, que luego se supo montaron la emboscada, con ametralladoras fijas y vehículos dirigidos a sorprender a los elementos.

undefined

Después del ataque, algunos policías que lograron sobrevivir pidieron auxilio por radio, por lo que se activaron los códigos de emergencia del Ejército, Policía Federal que mantiene un operativo permanente en la región y Policía Estatal, que también tiene campamentos instalados en la zona, para apoyar a los heridos y comenzar la búsqueda de los agresores.

Desde ese momento fueron instalados retenes en brechas y carreteras de la región, además de que se desplegaron brigadas mixtas por los pueblos y comunidades.

Fue La Línea

Tras el ataque, el titular de la Comisión Estatal de Seguridad, Óscar Alberto Aparicio, dio a conocer que unas horas en San Juanito, los agentes detuvieron a tres individuos que se identificaron como integrantes de La Línea –célula del cartel de Juárez- en la región serrana, ofreciéndoles dinero para que los dejaran ir, pues sólo traían una pistola de calibre menor. Los elementos se negaron a recibir el soborno y fueron amenazados por los detenidos, a quienes aseguraron en esa tarde.

undefined

Posteriormente, los agentes de la CES fueron enviados a Cuauhtémoc, a poner a disposición del Ministerio Público Federal a los detenidos, y una vez entregados en la Procuraduría General de la República en esa ciudad, emprendieron el regreso a su destacamento en San Juanito, registrándose la emboscada a unos minutos de arribar a su destino.

undefined

“Fue una emboscada, un ataque cobarde, eso es lo que fue”, aseveró Aparicio Avendaño, quien señaló que no va a quedar impune el crimen como no han permitido que queden agresiones anteriores contra los agentes estatales, hechos por los que se han logrado detener a 35 personas en los últimos dos años. “Hoy va a ser igual, los vamos a encontrar y los vamos a detener, el operativo no va a bajar de la sierra hasta encontrarlos”.

El funcionario acreditó por ello el ataque al grupo La Línea y aseguró que la CES ha atacado por igual a los dos grupos que operan en la entidad, los carteles de Sinaloa y de Juárez, de los que se han detenido 27 líderes, 13 de un bando y 14 del otro.

undefined