abc Radio


Empresarios exigen ayuda por amenazas contra gasolineros en Nuevo Laredo

  • Tania Aviles
  • Miércoles 11 de septiembre de 2019
  • en Justicia

Laderenses realizan compras de pánico por el temor a una escasez

NUEVO LAREDO. Varias gasolinerías fueron clausuradas ayer en Nuevo Laredo por presuntamente haberse negado a surtir combustible a unidades del Ejército, lo que provocó que cientos de automovilistas acudieran a las estaciones a realizar compras de pánico ante el temor de una escasez.

En un comunicado, la Procuraduría Federal de Consumidor (Profeco) detalló que realizó una verificación de 12 expendios, de los cuales clausuró nueve y encontró tres fuera de servicio.

Se habla de cierres en estaciones de Hidrosina, Gulf, Panzer y de grupo AC. El operativo se realizó con apoyo de la Fiscalía General de la República (FGR) tras la queja que presentó el Gobierno de Tamaulipas en contra de las gasolinerías que se negaron a surtir de combustible a los vehículos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado y de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) que realizan operativos de vigilancia en esta ciudad fronteriza.

Por su parte, la FGR señaló que se investiga a los expendedores de combustible por la probable violación del artículo 178 del Código Penal Federal,“al que sin causa legítima, se rehúse a prestar un servicio de interés público a que la ley le obligue, o desobedezca un mandato legítimo de la autoridad”.

La Profeco señaló que no tiene previsto realizar más operativos en Nuevo Laredo e hizo un llamado a los consumidores a no incurrir en compras de pánico, ya que de las 66 gasolinerías en la ciudad, 54 están operando y abasteciendo con toda normalidad. Sin embargo, en varias estaciones de servicio de la ciudad fronteriza se presentaron largas filas de automovilistas en busca de combustible por miedo a más cierres.

El Sol de México consultó a las empresas cuyas estaciones fueron clausuradas, de las cuales sólo respondió Gulf, la cual rechazo emitir alguna postura.

IP EXIGE AYUDA FEDERAL

Una rápida intervención del gobierno federal exigieron los empresarios tamaulipecos para resolver la situación que impera en Nuevo Laredo ante la amenaza que bandas criminales realizan contra gasolineros para que no abastezcan de combustible a las fuerzas del orden.

La Federación Estatal de Cámaras de Comercio (Fecanaco), en voz de su presidente estatal, Julio César Almanza Armas, dijo que la comunidad de negocios sobrevive bajo la constante amenaza y pagos de derecho de piso, sin que haya acercamientos con los sectores productivos por Sedena, Secretaría de Marina o la Guardia Nacional para enfrentar en conjunto ese tipo de actividades y que ponen en riesgo la inversión y el empleo.

“Repudiamos que nos dejen a la suerte y que no haya acciones para evitar la ola de violencia que padece la población”, sentenció.

Por su parte, Cristian Edoardo Pérez Cossío, secretario Técnico de la Fecanaco, aseguró que la frontera Nuevo Laredo-Laredo es el cruce comercial más importante entre México y Estados Unidos, por lo que se debe de actuar de manera inmediata para evitar que este esquema de amenazas a empresarios gasolineros pueda replicarse en otros municipios no sólo de Tamaulipas, sino de México.

En tanto Pemex mantiene un plan alterno para abastecer de combustible a los vehículos de las Fuerzas Armadas y la policía estatal en Nuevo Laredo ante la amenaza del crimen organizado, con pipas que llegan a la ciudad bajo un fuerte resguardo para abastecer directamente a los vehículos de seguridad

Hoy en la Ciudad de México, representantes de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo) se reunirán con autoridades federales en el Senado de la República para buscar una solución a este problema que afecta por igual a empresarios y gobierno.