abc Radio


Familia de Pamela `desesperada´por encontrarla con vida

  • Viernes 24 de noviembre de 2017
  • en Justicia

Cuando Guadalupe Pamela Gallardo Volante (23 años), desapareció de la zona Ajusco-Tlalpan el mediodía del 5 de noviembre, la cifra de mujeres sin ubicación en México era de 644, de ellas, 60% son menores de edad. Ella aún no está dentro de estas cifras.

Esteban, hermano de la joven, se pregunta: “¿Quién me ayuda a buscar a Pam?”. Y se hace ese cuestionamiento porque el tortuoso proceso de localización para que le crearán la pisqueta (foto-volante que ha llegado a cualquier rincón de la capital del país con la imagen de la persona “ausente” o “extraviada”, dirección y demás generalidades), le llevó un tiempo de más de cinco horas.

Primero lo enviaron a levantar la denuncia en la coordinación territorial en Tlalpan -gobernada por la morenista Claudia Sheinbaum-, en el que existe una zona boscosa donde se realizó el rave donde presuntamente desapareció Pamela.

De Tlalpan lo enviaron a Gustavo A. Madero, donde se está el domicilio familiar de la joven. Finalmente, de nuevo en Tlalpan, Esteban consigue un “boleto”, su pase al largo viaje en espera de notificaciones.

Las defensoras de derechos humanos e integrantes del Observatorio Nacional Ciudadano del Feminicidio (ONCF) son enfáticas en el tema de la localización de las personas.

“Las primeras 24 horas son esenciales para la ubicación de las desaparecidas”, coincidieron por separado Karla Michelle Salas, que con su Grupo de Acción sumó su apoyo a Esteban Gallardo para las tareas de rastreo de Pamela, y María de la Luz Estrada, coordinadora del ONCFM. El hermano de la joven invirtió casi un día solo para que le elaboraran la pisqueta.

Antes de salir del Centro de Apoyo de Personas Extraviadas o Ausentes (CAPEA), tras una jornada de declaraciones, el personal le lanzó: “Vamos a darle tiempo (a Pamela) a ver si regresa o aparece”.

Ayer la familia Gallardo ofreció una conferencia de prensa para tratar de extender la red de la ayuda.

Se le pregunta a Esteban sobre el acercamiento que ha tenido CAPEA con él, su respuesta es: “Me han hablado para preguntarme sobre ¿qué información tengo?, sobre la posible ubicación de Guadalupe Pamela”.

Mientras la familia de la chica deciden la forma de continuar con la investigación, propia de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina, Esteban desea que los agentes de la dependencia se encuentren en campo en la búsqueda de su hermana, confiesa: “Yo ya me he sentido roto”.