abc Radio

Mujeres de Santa Martha desconocen la Ley de amnistía

  • Tania Aviles
  • Lunes 28 de octubre de 2019
  • en Justicia

Francelia Vázquez Márquez, tiene 46 años de edad y lleva 3 años cinco meses interna en el Centro de Reinserción Social Santa Martha Acatitla. El Poder Judicial de la Ciudad de México le dio una sentencia de 50 años por guardar una bolsa al hijo de una amiga y aunque tiene defensa, poco conoce de la revisión de casos anunciado por autoridades federales y locales.

“Me acusan de la privación de la libertad en su modalidad de secuestro exprés agravado para ejecutar el delito de robo por el cual me dieron 50 años”, platicó a El Sol de México dentro de prisión.

Antes de ingresar a la cárcel, Francelia vendía ropa, hace tres años y cinco meses le dieron a guardar una bolsa: “Ese día llegó el muchacho (hijo de su amiga) me dijo que sí le hacía el favor de guardarle una bolsa, yo no me fijé que era, yo lo guardé, no era la primera vez que a lo mejor me dejaban algo pero nunca hubo un problema y con el paso de los días fueron a catear y encontraron la bolsa”.

Cuando Francelia quedó detenida no le permitieron realizar ninguna llamada, hasta que le habían quitado sus pertenencias fue cuando tuvo esta oportunidad pero no se sabía el teléfono de su familia. Ni así le permitieron acceder a su celular para poderles informar su situación.

El proceso de su defensa jurídica no fue bueno al principio, hasta después de un año que su hermano la localizó dentro del penal de Santa Martha.

Desde entonces él le ha pagado un abogado particular. Ya le logró quitar el delito secuestro exprés y la sentencia se la bajaron a 25 años, pero la lucha jurídica la mantiene pues su defensor le ha dicho que tendrá que aceptar el delito de robo para reducir los años en prisión para después lograr su libertad.

“Yo digo, ¿y por qué tengo que aceptar un robo? Y me dice ‘¿te quieres ir?’ Pues sí, sí me quiero ir. Entonces, me dice que voy aceptar el robo y no tengo de otra”, expuso su búsqueda de justicia.

Mayra Eslava / Foto: Mauricio Huizar

No es la única mujer que atraviesa por este proceso jurídico, Mayra Eslava, está privada de su libertad desde hace 11 años, acusada de homicidio y sentenciada a 35 años a pesar que le comprobó a los jueces que el delito no lo cometió. Sabe del proceso de amnistía pero considera que tiene limitantes.

Tenía 22 años cuando entró a su casa y unos hombres que no se presentaron la detuvieron sin ninguna orden de aprehensión. La subieron al carro y durante el camino Mayra les cuestionó el motivo, sólo se limitaron a decirle que después.

“Sólo me dicen: ‘¿Tú eres Mayra Eslava?’ Les digo: ‘Sí’. Me dicen: ‘Acompáñanos’ y me suben. Entonces me suben a la patrulla de los oficiales, yo les pregunto cuál es el motivo y me dicen: ¿No pues ahorita que lleguemos a la delegación y te explicamos’.

“Llego a la delegación y me empiezan a tomar fotos, ahí los judiciales me dicen: ‘Te detenemos por homicidio’, y les digo preséntenme la orden y cuándo pasó eso me dicen: ‘Sabes que vas para Santa Martha'”. A sus 34 años no ha logrado salir de la cárcel.

Denisse, su abogada que se formó dentro del penal, ha interpuesto desde hace una semana un amparo directo porque los dos hombres que la acusaron ya están libres: “Lo único que acusa a Mayra es el hecho de que sus coacusados la refieren en sus declaraciones, declaraciones que han sido nulas e ilícitas porque fueron obtenidas bajo tortura”.

“Ojalá y los magistrados resuelvan con esta perspectiva de género porque no es justo que una persona probó donde estaba, el lugar, el modo, no se encontraba en el hecho delictivo y lo pudo probar con bitácoras del lugar donde estaba”, expuso.

Vania Solares / Foto: Mauricio Huizar

En este Centro de Reinserción hay mil 190 mujeres privadas de la libertad, según informó la Subsecretaría de Sistema Penitenciario de la Ciudad de México. Aquí también está Vania, una joven de 24 años de edad.

Tiene cinco años dentro de Santa Martha cubriendo una sentencia de siete años por el delito de robo agravado contra un transeúnte, hecho que no se lo comprobaron pero la defensoría que le otorgó el gobierno mexicano no ha logrado otorgarle su libertad.

Vania no cuenta con apoyo familiar que le ayude a buscar al abogado público para darle seguimiento a su caso, explicó: “Entonces yo tengo juzgado en otro penal, no puedo ir. Tengo que buscar la forma en que alguien me pueda hacer el favor de meter un incidente, un escrito para que yo pueda ir para allá”.

En México juzgar con perspectiva de género es casi nulo por lo que el pasado 8 de marzo los gobiernos federal y de la Ciudad de México se comprometieron dentro del penal de Tepepan a instalar mesas jurídicas para revisar las sentencias de las mujeres.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación, ofreció: “Por instrucciones muy precisas de nuestro presidente (Andrés Manuel López Obrador) muy precisa es que en la Secretaría de Gobernación se instale una unidad dedicada al fortalecimiento del sistema de justicia, el ser mujer o por ser mujer en muchas ocasiones han criminalizado conductas que no deberían ni siquiera estar criminalizadas”.

Durante su turno, la jefa de gobierno Claudia Sheinbau, asumió: “Un compromiso nuestro de que puedan estar en las mejores condiciones, que vamos a revisar el sistema y también la revisión de los casos”.

Pero las mujeres reclusas poco conocen del tema. “¿Tiene conocimiento de la ley de amnistía que ha anunciado el gobierno federal?”, se le preguntó a Francelia. “No, mucho no sé. Sí he escuchado pero no le he puesto el interés necesario”.

Foto: Mauricio Huizar

Ella se enteró a través de la televisión y por lo comentarios de sus compañeras que estudian la universidad.

Ángela Guerrero, oficial de proyectos senior en EQUIS Justicia para las Mujeres, pidió transparencia en este proceso pues hasta el momento no se cuenta con información formal.

“Creemos que es sumamente importante que hagan este tipo de revisión pero que hagan el tipo de revisión a profundidad en cada uno de los casos y no a partir nada mas de delitos menores”.

Esta no es la única opción pues se le ha sumado la iniciativa de ley de amnistía que fue enviada el pasado 15 de septiembre al Congreso de la Unión por el presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

Aunque se buscó obtener información sobre el trabajo que realiza la Segob, la respuesta ha sido que no se puede dar, pero desde el gobierno capitalino a petición de El Sol de México se informó que han liberado apenas hace una semana a siete mujeres aunque por su estado de vulnerabilidad y no por el delito que habían sido sentenciadas.