abc Radio

Operan narcousureros en la frontera de Chiapas

  • Carlos Mejía/Diario del Sur
  • Jueves 9 de agosto de 2018
  • en Justicia

Chiapas.- Ciudadanos colombianos que se han asentado en la frontera sur de México, en la región Soconusco de Chiapas, ofrecen préstamos a pequeños empresarios o vendedores ambulantes, pero lejos de brindarles un beneficio los hunden por los altos intereses.

En Tapachula, existen dos supuestas empresas colombianas que se dedican al préstamo de dinero.

De acuerdo a denuncias que se han realizado ante la Fiscalía General del Estado (FGE), el modus operandi de estos extranjeros es el siguiente: las personas que son enganchadas con este tipo de artimaña y no pueden pagar, son despojadas de sus pertenencias o las amenazan que serán asesinadas.

Los mismos “cobradores”, que son detenidos cuando cometen algún ilícito, han mencionado que están coludidos con altos funcionarios para que los dejen en libertad, incluso dicen que les pagan para que los protejan.

En Tapachula, las autoridades han detenido más de seis veces a jóvenes, que armados ingresaban a las casas para cobrar el dinero que a veces los comerciantes no pueden pagar. Pese al delito que cometen, a los pocos minutos obtenían su libertad, debido a que el proceso legal no es el debido.

El esquema conocido como "gota a gota” ha sido denunciado a nivel nacional, del cual se dice que es lavado de dinero no bien habido, por lo que es importante que los tres órdenes de gobierno realicen las investigaciones a fondo.

De acuerdo a las denuncias de los pequeños comerciantes, por cada mil pesos que reciben pagan 60 pesos diarios por 20 días, lo que significa que reúnen mil 200 pesos, pero si se atrasan, los intereses son muy altos y el comerciante termina entregando todo o pagando piso.

Los préstamos van desde los mil a los 10 mil pesos. Los pagos son semanales o diarios, sin embargo, al no realizarlos de manera permanente, los “prestamistas” hacen destrozos en los negocios y amenazan a sus “clientes” con asesinar a sus familias.

Las denuncias de estas extorsiones se han registrado con mayor incidencia en la mancha urbana de Tapachula, en las colonias Laureles, Solidaridad 2000 y en las inmediaciones del mercado San Juan, así como tiendas de abarrotes de las colonias, pollerías, entre otros establecimientos.

De acuerdo a la información de las autoridades, todos los trabajadores colombianos que se encuentran en la ciudad han obtenido sus documentos y al ser detenidos no pueden ser deportados, debido a que cuentan con legal estancia en el país.

Hace unos días, uno de estos presuntos cobradores sudamericanos sufrió un accidente en el bulevar Akishino de Tapachula. La otra parte involucrada exigió que le pagaran hasta el último peso por daños, tanto de la motocicleta como de su persona, pero no conforme a derecho, sin embargo, contactó a altos mandos y rápido logró evitar que fueran puestos a disposición de las autoridades como marca la ley.