abc Radio


Piden familiares de presos en Neza Bordo investigar a custodios

  • Martes 12 de junio de 2018
  • en Justicia

Nezahualcóyotl, México.- Familiares de los internos del penal Neza Bordo, que pidieron omitir sus nombres por temor a represalias, solicitaron a las autoridades competentes investigar a todos y cada uno de los custodios de los penales, pues son los que presuntamente introducen y comercializan drogas.

Un grupo de personas que acudieron de visita sostuvieron que la evidencia más clara y testimonial de la misma autoridad fue la detención del custodio de nombre Luis, en la cárcel de Chalco, a quien se le decomisaron sobrecitos de presunta cocaína, por lo cual fue consignado ante un agente de Ministerio Público, según informó la propia Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM).

Explicaron que desde septiembre de este año, cuando inició la nueva administración, las agresiones y atentados en el Penal de Neza Bordo lejos de disminuir aumentaron, y fue necesario remover a las cabezas de los grupos criminales que eran utilizados para torturar y presionar a sus familiares para que entregaran fuertes cantidades de dinero que eran cuotas qué pagaban semanalmente.

Aseguraron que una de las víctimas falleció por no entregar dinero, su esposa ya presentó una denuncia penal y a la fecha no hay detenidos, tampoco se sabe de los avances de la investigación.

Las torturas y extorsiones no son propias de la cárcel Neza Bordo, sino que también se han ampliado al de Chiconautla, Ozumba, entre otros, en donde los reos lejos de tener una rehabilitación, conocen con perfección cómo cometer delitos sin consideraciones, de ahí que cuando salen, en lugar de incorporarse a la sociedad son más violentos y sanguinarios.

Comentaron también que en el caso de los penales de Santiaguito, en donde purga una condena Guadalupe Buendía Torres, alias "La Loba", ésta contrató hace años a un grupo conocido de músicos que amenizó una fiesta, en donde hubo alcohol y mujeres, a la fecha tampoco se sabe de los castigos o sanciones a los altos mandos de las cárceles en el Estado de México.