abc Radio


Pobladores de Libres logran linchar a presunto ladrón

  • Miércoles 22 de noviembre de 2017
  • en Justicia

Habitantes del municipio de Libres, Puebla
quemaron vivo a un presunto ladrón
sin que los policías locales pudieran intervenir, pues luchaban contra el incendio de su comandancia provocado por otros pobladores enardecidos que reclamaban a un detenido, informó este miércoles una fuente oficial.

En la plaza principal de la comunidad de San Carlos, un grupo de
vecinos castigó por su propia mano a un supuesto ladrón
acusado de robar una pequeña tienda.

"Lo golpearon y lo quemaron, pese a que el afectado pedía que ya lo dejaran", informó la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla en un comunicado.

Pobladores indignados queman comandancia municipal de Libres
 

El cadáver calcinado quedó sobre la acera sin que hubiera detenidos, pues los
11 agentes de la policía municipal se encontraban atrincherados en la comandancia,
resistiendo el incendio provocado por otro grupo de pobladores.

La turba, de casi un centenar de personas, exigía que les fuera entregado un joven de 17 años que había sido detenido poco antes con un arma de fuego por presuntamente haber cometido un asalto callejero.

"Al no lograr su objetivo,
prendieron (fuego a) al menos dos camionetas del Ayuntamiento
", detalló Seguridad Pública.

Desde el momento de su captura, el joven fue agredido por la comunidad, por lo que las fuerzas policíacas lo trasladaron a una base de operación distante para protegerlo. 

Sin embargo, la muchedumbre avanzó hasta la comandancia para
incendiar las instalaciones al suponer que había sido liberado. 
Durante la conflagración, se escucharon las detonaciones de las municiones que se hallaban al interior de la comandancia.

Un par de oficinas de correos y telégrafos también fueron incendiadas.

La madrugada de este miércoles, fuerzas estatales y federales fueron desplegadas a Libres para retomar el control.

Los linchamientos son un fenómeno frecuente en Puebla, incluso la última semana de agosto se reportaron
nueve ejecuciones multitudinarias en menos de siete días.

Entre los linchamientos más sonados está el ocurrido en 2015 en Ajalpan: un par de encuestadores fueron quemados vivos al ser confundidos por la muchedumbre enardecida con secuestradores de niños.