abc Radio


Siguen en espera 43 butacas en Ayotzinapa

  • Martes 25 de septiembre de 2018
  • en Justicia

Guerrero.- En la normal rural Isidro Burgos no hay clases; la mitad de los alumnos se trasladó a la Ciudad de México para acompañar a los padres de los 43 desaparecidos en las actividades conmemorativas del cuarto aniversario de los hechos de Iguala, donde se presume que grupos de la delincuencia organizada, en contubernio con autoridades locales y federales, desaparecieron a los estudiantes y asesinaron a tres más.

En la localidad guerrerense las estelas de luz en memoria de esos tres hoy mártires, asesinados la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, están abandonadas y despiden olores fétidos, son utilizados como tiraderos entre los llamados de familiares y amigos que piden siga la lucha, que la población no olvide. Muy cerca, lo que fue sede de la policía municipal luce abandonada y es nido de delincuentes, mientras las instalaciones del Palacio de Justicia y el cuartel militar son fortalezas con edificios y sistemas de seguridad de punta.

Las madres no pierden la esperanza de ver a sus hijos con vida. “Mientras no nos entreguen su cuerpo sin vida, para nosotros siguen vivos y los seguimos buscando. El gobierno ha jugado, se ha burlado del dolor de los padres”, dijo una de las madres de los normalistas desaparecidos.

El viejo casco de lo que fue la hacienda de Ayotzinapa, hoy está casi en silencio, apenas murmullos de algunos jóvenes rompen la tranquilidad en la explanada techada donde desde hace cuatro años se encuentran acomodadas 43 butacas en espera de que regresen los jóvenes que salieron a una actividad en la ciudad de Iguala y terminaron desaparecidos.

"Su dolor es mi dolor 43" se lee en un globo de diálogo que brota de una imagen de la virgen de Guadalupe, misma que junto a otras estampas religiosas son guardianes del santuario en que se ha convertido el espacio donde las butacas esperan a los estudiantes.

"Soy Tom", miembro del comité estudiantil, indicó un joven, quien confirmó que no hay clases en el plantel y que podría ser hasta la próxima semana cuando se reanuden, "tenemos la jornada de lucha mañana en el Distrito Federal, el 27 en Iguala y después tenemos que hacer un balance de lo que se hizo, lo que se logró y determinar si se regresa a las aulas o seguimos movilizados".

EN EL OLVIDO

El monumento erigido en Iguala, al norte de la ciudad, en memoria del normalista Julio César Mondragón Fontes, está rodeado de basura, escombro, olores fétidos, vegetación y animales muertos a un lado del río San Juan, y pese a las denuncias y peticiones al gobierno municipal que encabeza el priista Herón Delgado Castañeda, han hecho caso omiso de limpiarlo o evitar que continúen desechos.

Abandonada y utilizada como refugio de delincuentes y drogadictos se encuentra también la antigua comandancia de la policía preventiva municipal, donde se dice que algunos de los 43 estudiantes estuvieron detenidos antes de su desaparición y en la que operaba el director operativo de la corporación, Jesús Bruno Corrales, detenido y preso en Nayarit.

En tanto la estela de Luz edificada en memoria de los estudiantes Daniel Solís Gallardo y Julio César Ramírez Nava, luce desgastada por el tiempo, con una corona de flores marchita y al pie de ella, dos cruces de madera en las cuales apenas se alcanza a ver los nombres ya que la madera está carcomida al estar en la intemperie y sin cuidados.

Mientras que las instalaciones del cuartel militar del 27 Batallón de Infantería, se convirtieron en una fortaleza impenetrable donde se coloco un portón de al menos 10 metros de altura con un grosor de unos cinco metros así como alambre de púas al frente del portón con tubos de metal puntiagudos apuntalando y que cuenta con un sistema de circuito cerrado de seguridad.

EXIGEN COMISIÓN DE LA VERDAD

Ayer, una comisión de padres de los 43 fue recibida por los diputados locales en la Ciudad de México, donde en las intervenciones, sin importar el partido, los diputados se posicionaron a favor y en respaldo a la lucha que mantienen.

Además, realizaron una manifestación frente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación junto con organizaciones sociales y estudiantes, en la que demandaron dar a conocer lo más pronto posible los veredictos de las personas detenidas por estos hechos.

Los inconformes fueron recibidos por el presiente de la Corte, Luis María Aguilar Morales, quien se comprometió tramitar con rapidez el tema de la Comisión para la Verdad y la Justicia y a quien le exigieron respetar la autonomía del Tribunal Federal en Tamaulipas, que aprobó esa figura.

Felipe de la Cruz, vocero de los padres, señaló que es indispensable su conformación para explorar otras líneas de investigación, inclusive al Ejército.


Estas son las estelas que le hicieron a los normalistas asesinados: