abc Radio


Legado de La Quina aún retumba en petroleros

  • Se cumplen 28 años de su detención

Por Rafael Sosa

CD. MADERO, Tamps. (OEM-Informex).- Veintiocho años se cumplen hoy del día en que don Joaquín Hernández Galicia “La Quina” fue detenido por elementos militares en su casa de la calle San Luis en la colonia Unidad Nacional de Ciudad Madero, en un hecho que quedó grabado en la historia como “El Quinazo”.

Fueron varias ocasiones que el propio líder petrolero describió esa fecha, señalando reiteradas veces al Gobierno federal de “montarle” delitos y muertos que siempre sostuvo fueron falsos.

A casi tres décadas de ese día de la captura y más de tres años de su muerte -el 11 de noviembre del 2013- el legado e ideales de “La Quina” siguen retumbando en el sector petrolero, principalmente en los jubilados.

Entrevistado por El Sol de la Tarde, don Facundo Calderón Méndez recuerda esa fecha como un día horrible “que conmocionó y sacudió a la sociedad de la República Mexicana, ya que fue un asalto gangsteril.

Decenas de soldados irrumpieron por la mañana de ese 10 de enero de 1989 en la propiedad, llevándose a Joaquín en ropa interior y a varios de sus incondicionales, despertando el hecho gran conmoción nacional”.

Como un hombre “creativo, de mente abierta, trabajador por sus semejantes y un verdadero patriota”, es como lo describió Gerardo Flores Tovar, jubilado de la Refinería Madero.

De esa época se recuerda la pujanza del sector petrolero, las tiendas de apoyo a la sociedad y las granjas o criaderos, cuyos terrenos poco a poco han sido vendidos para ser ocupados por centros comerciales.

“Como él no hay otro, lo capturaron y se acabó todo, ya no hay ni asambleas; con él se generó el crecimiento de Tampico, Ciudad Madero y Altamira, realmente se le extraña”, dijo José Antonio Castillo Magaña.

Los jubilados marcan la debacle de la empresa petrolera desde el día de “El Quinazo”, “Pemex ya está mal desde el día que se llevaron a don Joaquín, como él no habrá quién lo levante”.

Las conquistas laborales que gozan los petroleros, muchas plazas repartidas y los tiempos de bonanza de este municipio son parte del recuerdo de don Joaquín, quien pese a su ausencia sigue presente entre quienes lo conocieron.