abc Radio

Mágico Mundo Marino: naufragio en el abandono

  • Tania Aviles
  • Lunes 19 de agosto de 2019
  • en República

Luego de ser un referente turístico de Acapulco a nivel nacional e internacional, el acuario Mágico Mundo Marino ubicado en un islote que separa las playas Caleta y Caletilla, acentúa la mala imagen que se tiene de esta zona tradicional, donde se han registrado homicidios en pleno balneario, se presentan escurrimientos de aguas residuales y abunda el comercio informal.

Tras ser ocupado como Jardín de Niños, el 5 de abril del año 1990 fue inaugurado, cuyas instalaciones ocuparon una superficie de tres mil metros cuadrados, donde convergería un gran número de visitantes nacionales y extranjeros debido a sus atractivos.

Foto: Miguel Ángel Mendoza | El Sol de Acapulco

En la actualidad, se encuentra en ruinas debido al abandono en que se le dejó desde hace casi una década cuando los propietarios de la concesión se declararon en quiebra.

La capacidad del acuario era para recibir a alrededor de mil 200 personas, mientras que, de acuerdo a los ex trabajadores del lugar, la afluencia diaria era de 400 personas en promedio en temporadas bajas y en vacaciones, era visitado por hasta mil 500 gentes.

De acuerdo a información recabada, el monto de inversión para edificar este lugar fue de seis millones de viejos pesos.

El islote que se encuentra comunicado a través de un puente de alrededor de 10 metros cuadrados, contaba con aves de colores como tucanes y guacamayos, así como estanques de agua salada que se alimentaban del mar de manera directa cuando subía la marea, en el cual habitaban tiburones gato y tortugas carey y golfinas.

PUBLICIDAD

En el interior del recinto, de tres niveles, estaban funcionando 28 peceras con agua dulce, en donde eran exhibidas especies acuáticas como pirañas, peces navajas, tilapias, popoyotes, pez lagarto, entre muchos otros, así como cocodrilos de tamaño considerable.

Foto: Miguel Ángel Mendoza | El Sol de Acapulco

En cuanto a las especies marinas, las personas que acudían al lugar como estudiantes y turistas, apreciaban el esplendor de langostas y caballos de mar, así también de peces como los roncos, cirujanos, damiselas y de majestuosos tiburones punta negra.

Dentro del recinto, una de las atracciones que más era visitada fueron los toboganes, albercas, chapoteaderos, la sala de proyecciones y el restaurante, en donde quienes acudían pasaban horas de diversión.

El espectáculo no se dejaba esperar en el lugar con el show de leones marinos, quienes deleitaban con acrobacias y bromas a los asistentes, coordinados por un entrenador que propiciaba la interacción del publico con los animales amaestrados en un estanque especial de agua de mar, arrancando carcajadas al publico que diariamente se daba cita para aprécialos.

Pero, de la noche a la mañana, todo cambió.

De acuerdo a ex empleados, un conflicto en el manejo de las finanzas del lugar ocasionó un declive; los adeudos en el pago de los servicios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y con la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA), comenzó a dejar sin energía eléctrica y sin agua potable al Mágico Mundo Marino.

Foto: Miguel Ángel Mendoza | El Sol de Acapulco

Posteriormente, la falta de solvencia para cubrir el sueldo de alrededor de 50 empleados, comenzó a retrasar las quincenas de alberqueros, jardineros, meseros, entre otros empleados que durante tres meses seguidos se quedaron sin percibir su sueldo en el año 2012.

Posteriormente, el conflicto laboral estalló con una huelga de los trabajadores, quienes se anticiparon a que el empresario se declarara en quiebra para colocar las banderas rojinegras.

De acuerdo con Fabián de los Santos Salinas, quien fungió como coordinador técnico del acuario, los recuerdos invaden su memoria al recordar como las risas y gritos de felicidad de los niños retumbaban en las paredes del lugar.

“Este era un icono de caleta que se llenaba de turistas y locales, más que nada también de los estudiantes que venían, era un lugar muy bello, muy esplendoroso, era de lo mejor que tenía Acapulco”, relató.

Foto: Miguel Ángel Mendoza | El Sol de Acapulco

Durante un recorrido realizado por las instalaciones, se constató que la falta de mantenimiento deterioró la estructura de las dos albercas, toboganes, peceras, paredes y de todo lo que ahí se encuentra, dejando un clima desalentador y terrorífico. Quedó convertido en ruinas.

Turistas nacionales provenientes de estados vecinos como la Ciudad de México, consideraron de suma importancia que el lugar vuelva a ser reactivado lo más pronto posible, con la finalidad de cambiar el rostro de las dos playas más visitadas, Caleta y Caletilla.

Es el caso del Miguel Cendejas, quien, consultado mientras disfrutaba de las cálidas aguas de Caleta, recordó con emoción las veces que visitó el acuario cuando era un niño y aseguró que “es triste ver que ahora ese lugar está en ruinas, sobre todo porque en Acapulco hace falta un lugar así”.

Foto: Miguel Ángel Mendoza | El Sol de Acapulco

La opinión fue compartida por Hugo Mejía y Carlos zafra, quienes destacaron que otros destinos turísticos como Veracruz tienen acuarios de gran magnitud que atraen a miles de persona anualmente, por su parte, la señora Rebeca Castillo recomendó a las autoridades locales, a buscar las facilidades para que algún inversionista mexicano o extranjera llegue a rehabilitar el Mundo Marino, lo cual también traería la generación de nuevas fuentes de empleo.