abc Radio


Maratón Guadalupano” con los mejores atletas

Por Daniel Rodríguez López

Realmente entre 1977 y 1978 fue cuando me inicié en el
atletismo, empecé a participar en carreras en la calle, todo
empezó cuando un muchacho que se llama Gerardo Rivera quien
trabajaba de mecánico en la Singer, el corría, me invitó a
correr temprano por las mañanas. Afirmó Ricardo Ríos Villa.

En ese tiempo corría Efrén de la Cruz, tenía un grupo de
atletas, me empecé a acercar con él, como que no me hizo mucho
caso, y quien me vino viendo fue el profesor Alberto Durón Ortiz,
de la UAA, quien me dijo que no era corredor de calle, que era de
pista, así empecé a correr en la pista de arcilla del Estadio
Municipal, donde ahora se ubica en Estadio Victoria. En ese tiempo
no sabía cuál era la diferencia entre los de calle y de pista, me
entrenó un año, así empecé a correr en los 400 y 800 metros
planos.

En relación a la pista del Estadio Municipal, construido por el
Batallón de Zapadores del Ejército Mexicano por la década de
1940, al mando del General Manuel Madrigal, que por varia décadas
cumplió con su función, fue derribado para construir el estadio
Victoria, casa del Necaxa, agrega Ricardo: “Esa pista de arcilla
del Estadio Municipal era una de las más rápidas de todo el
país, igual que del estadio ‘Heriberto Jara’ de Xalapa,
Veracruz. Una pista en la que se corría muy a gusto y no se
lesionaba uno, era una arcilla roja que traían de Guadalupe,
Zacatecas”. Esa arcilla por muchos años se utilizaba en las
canchas de tenis.

“De lo primero que aprendí fue que había que tener
disciplina, ser constante, puntual en cada entrenamiento, seguir
las indicaciones del entrenador. Entre las competencias a las que
llegamos a participar fueron los Nacionales del Sector Obrero, en
la ciudad de México o en Oaxtepec, era cuando Pedro Nájera,
líder del sindicato ferrocarrilero, era el Secretario del Deporte
Obrero en Aguascalientes, fueron muchísimas veces en las que
participé en los Juegos Obreros, de los que conserva como recuerdo
las medallas obtenidas en las pruebas de 800 metros planos y los
relevos de 4×400 metros”. Medallas de las que en su casa le dicen
“Las conservas como si fueran de oro, muy valiosas”. Añade
“Las conservo no por el valor metálico, sino por el valor
estimativo, al tomarla en las manos recuerdo aquellos momentos de
emoción de la competencia”.

De sus inicios: “Cuando empezaba tenía que luchar muchísimo
para ganar un lugar, porque había muchos corredores de pista,
había un corredor que le decían La Catuta –Demetrio Guzmán
Vallín, años atrás su hermano mayor Antonio, fue corredor de
calle-, muy buen corredor de 400 metros, el profesor José Luis
Ángel Loranca, Martín Carranza, Martín Ortega, Petronilo
Rodríguez, un poco después llegó Beny Parra, quien sigue
participando”.

Respecto a su inicio en el “Maratón Guadalupano”: “Para
correr velocidad hay que hacer mucha distancia, la primera vez que
corrí fue el año de 1977 cuando Molina la organizó y la salida
fue en la Pepsi, frente a lo que ahora es el Andrea Alameda, me
gustó mucho el ‘Maratón Guadalupano’, porque es una carrera
que se ha convertido en entusiasmo y fiesta deportiva para todos
los aguascalentenses. Gran número aunque no se preparan mucho,
dicen que les gusta participar. Está visto que tiene
participación de más de 3 mil atletas”.

“Previo a la carrera, un domingo a temprana hora nos
juntábamos a hacer el recorrido, entre ellos el licenciado Morales
Shaadi (Q.E.P.D) –Alfredo- Javier Reyes, Claudia Macías, nos
llegamos a juntar unos 30 atletas, una vez tú –Daniel Rodríguez
López- también nos acompañaste. También es característico que
la carrera pasa por los cuatro Barrios tradicionales de
Aguascalientes: San Marcos, El Encino, La Estación y termina en el
Barrio de Guadalupe, por eso en aquellos años le nombraron
‘Carrera de Los Barrios’, como una que había en León,
Guanajuato”.

En su relación con la tradicional carrera de EL SOL DEL CENTRO,
dice: “Me gusta más participar, aunque ahora corremos ya muy
quedito, pero es un entusiasmo en el que los aplausos de toda la
gente, en todo el recorrido hay muchisísima gente apoyando a los
competidores. Todo eso le da un extra a la carrera, y aunque vaya
uno cansado si quisiera parar y abandonar, los aplausos y las
porras no nos dejan”.

Son varias facetas en las que Ricardo ha participado, como
atleta, como apoyo en la organización, también ha estado como
Presidente de la Asociación de Atletismo: “Sí me tocó estar
como Presidente de la Asociación de Atletismo, tratando de que
salga lo mejor posible la organización”.

Como colaborador en la organización, dijo: “Me ha tocado
ayudar varias veces a Humberto Rodríguez Martínez, por muchos
años organizador de la carrera, lo hago con mucho gusto porque me
gusta este deporte”.

Además se tiene un ambiente que difícilmente se podrá ver en
otros lados, lo han dicho los kenianos, como también lo dijo el
etíope Reta, así como los destacados corredores nacionales,
varios de ellos que han representado a México en los Juegos
Olímpicos, como Armando Quintanilla. Aquí la gente ve atletas de
muy buen nivel, quienes corren el kilómetro a 3 minutos, muy
rápido”.