abc Radio


Más de 100 mil mdd perdería Texas sin trabajadores migrantes

David Piñón

El paso, Texas. (OEM-Informex).- Si de Texas fueran removidos
todos los migrantes, el Estado perdería ingresos fiscales por 35
mil millones de dólares y 69 mil en consumo, pues es lo que vale
en materia económica, la aportación es de 403 mil trabajadores de
origen extranjero en esta zona de Estados Unidos.

La mayor parte de los empleos que tienen los latinos en El Paso
y otras ciudades no son los mejor pagados, pero ganan por encima
del salario mínimo en Estados Unidos, que es de 7.25 dólares por
hora, base mínima que solo aplica en una porción menor de los
trabajadores en este país.

En las calles, los jardines, los panteones, pueden verse a los
empleados latinos con escoba y recogedor en mano, con vistosos
chalecos reflejantes, haciendo la limpieza y cubriendo todos los
turnos, pues la mayoría de los que viven en El Paso y comunidades
aledañas carecen de preparación profesional y se emplean en
labores básicas para mantener a sus familias.

Los latinos también son empleados en los grandes centros
comerciales para labores de limpieza y atención a clientes, un
trabajo fundamental ante los miles de visitantes que se tienen por
día para compras y visitas de familiares, que demandan comunicarse
en español.

La necesidad del idioma ha llevado, de acuerdo con cifras del 
último censo, a que más del 60 por ciento de la población en El
Paso hable español e inglés, independientemente de su
nacionalidad, pero los empleados mexicanos, especialmente
chihuahuenses originarios de Juárez, son requeridos por
empleadores norteamericanos por la habilidad del español desde el
nacimiento y la dedicación para aprender la segunda lengua.

“A mí no me preocupa que quieran echarnos a todos los
migrantes, somos muchos, pero además en 20 años que tengo
trabajando aquí, no he conocido un solo gringo que quiera mi
trabajo, que esté dispuesto por nueve dólares la hora a barrer la
calle y recoger la basura”, dice Beatriz, quien junto con un
grupo de mujeres juarenses labora en uno de los panteones ubicados
en la parte vieja de El Paso.  “Si nos echan se queda vacío El
Paso, se queda vacío todo Texas”.

NÚMEROS LATINOS EN TEXAS

De darse un escenario de Texas sin latinos, el Estado perdería
el 39 por ciento de su población, es decir, 10.4 millones de
habitantes, de los cuales 8 millones 704 mil 979 son de origen
mexicano, de acuerdo a la Oficina del Censo y registros oficiales
de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Por esa baja, se perderían 58.8 billones de dólares que son
los ingresos en sueldos y renta anual de los latinos en Texas y el
estado se quedaría sin ingresar a las arcas públicas 35 billones
de dólares en impuestos federales, estatales y locales, que se
pagan puntualmente por los migrantes.

Para el fondo de seguridad social de los trabajadores, los
latinos contribuyen con 17.9 billones de dólares, por parte de 403
mil 174 personas que conforman la plantilla laboral de origen no
estadunidense.

Esto impactaría en gran medida en una población de 26.9
millones de habitantes que tiene Texas y en una de 318 millones de
personas que tiene todo el país norteamericano. En el estado la
población latina tiene una tasa superior a la que tiene Estados
Unidos en su conjunto, que es de 17 por ciento.

La riqueza cultural que representa el idioma también se vería
afectada, pues el 29 por ciento de los pobladores de Texas es
hispanoparlante, lo que se incrementa en algunas ciudades, pues en
San Antonio el 91.8 por ciento de los habitantes habla español, en
El Paso el 90 por ciento, en Houston el 77.3 por ciento, en Austin
el 78.8 y en Dallas el 76.4 por ciento.

Pero además, perdería un dinamismo que se caracteriza por las
transacciones a lo largo de la frontera México-Estados Unidos, por
1 millón de dólares por minuto; y que en la zona Juárez-El Paso,
se valúa en 250 millones de dólares de transacciones por
día.

A nivel nacional, Estados Unidos tendría la pérdida de 53
millones de habitantes hispanos, que poseen 4.1 millones de
negocios y contribuyen con más de 661 mil millones de dólares a
la economía estadounidense cada año.