abc Radio


Mataron a tiros a activista contra la violencia de género

La llevan a sepultar a Monterrey, desde donde familiares y amigos exigen justicia

Antonio De Marcelo | La Prensa

México.- En la ciudad de Monterrey será sepultado el cuerpo de Abril “N”, una mujer que denunció violencia doméstica y cuando el tema fue mayor buscó el divorcio, sólo para que 11 meses después hallara la muerte de manera extraña, porque, aparentemente, sin tener enemigos fue ultimada a tiros cuando se dirigía al Aeropuerto Internacional Benito Juárez, en la Ciudad de México.

La muerte de ella ocurrió poco antes de la media noche del pasado 25 de noviembre, según quedó asentado en la carpeta de investigación 12/1594/2019 que fue radicada en el Reclusorio Oriente.

Este crimen, en el que la víctima recibió dos disparos de arma de fuego: uno en la nuca y otro en el hombro, pudo pasar por un ataque más en la ciudad; no para amigos y familiares, quienes ven extraño que a una mujer sin problema alguno la sigan en motocicleta y en dado momento accionen un arma de fuego, sin motivo aparente, como en este ataque, ocurrido en Churubusco, entre los límites de las alcaldías Coyoacán y Benito Juárez, desde donde la trasladaron al hospital San Ángel Inn Universidad.

La Prensa conoció a través de personas cercanas a la víctima, que Abril salía de una relación de al menos 25 años, con un antecedente de violencia a principio de año.

Esta fuente, incluso avaló su dicho con un documento que circula en las redes sociales, mismo que habría sido redactado por una amiga de Abril, y que podría convertirse en la clave para que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México aclare este crimen, ahora con tintes de feminicidio.

De acuerdo al texto colgado en redes sociales, el primer antecedente de violencia denunciado por Abril, ocurrió el 2 de enero de este año en la ciudad de México, cuando ella fue atacada por su esposo Juan Carlos “N”, con un objeto contundente, se dice que un bate de béisbol.Además, hubo un intento de matarla cuando el agresor usó un bisturí para tratar de cortar su garganta, y luego intentó el estrangulamiento.

Esta mecánica fue interrumpida por un hijo de la pareja que se presentó en la recámara, lo que evitó su muerte, no obstante tuvo que pasar una semana en el hospital.

Esto ocasionó que ella impulsara una denuncia por intento de homicidio y el divorcio como medida precautoria, con lo cual un juez emitió la respectiva orden de aprehensión que fue cumplimentada aproximadamente a fines de septiembre.

Durante dos meses, el ex esposo de Abril estuvo en la cárcel, hasta que el Juez Federico Mosco González, reclasificó el delito, el Magistrado Héctor Jiménez López ordena cambiar la medida cautelar y el Juez Carlos Trujillo Rodríguez lo pone en libertad, porque ahora el delito era violencia doméstica.

Lo ocurrido ha conmocionado a familiares y amigos, quienes creen que habría alguna irregularidad en este proceso, peor aún, se preguntan ¿qué sucedió? ¿por qué? “casualmente” a dos semanas de salir libre el ex esposo, ella muere violentamente.

Relata la misma carta, que ella acudió a la Ciudad de México a realizar una diligencia derivada del proceso con el ex esposo, razón por la que estuvo en la capital del país y que se disponía a regresar a Monterrey con sus hijos, cuando sobrevino el ataque que le quitó la vida.

La amiga de Abril destaca en su texto, la actitud de perdón que ella tenía hacia su ex esposo, además que había dejado todo en manos de la justicia, deseaba rehacer su vida con un nuevo trabajo y su apoyo a víctimas de violencia.

A pesar del dolor sufrido, familiares de la víctima comentaron que desde el primer momento recibieron el apoyo de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México para los trámites de recuperación del cuerpo, e incluso se entrevistaron con la titular, Ernestina Godoy, de quien se despidieron con la promesa de que habrá justicia para Abril.

Cabe señalar que en la entrevista de la Prensa, insistimos en los señalamientos que se han hecho hacia el ex esposo como sospechoso, pero solo respondieron que ante los hechos solo surgen obviedades, pero esto tiene que resolverlo la autoridad y detener a él o los responsables de la muerte de esta activista, que luchó contra la violencia de género luego de vivirla en carne propia.

ADM