abc Radio

No llegan libros de texto a las secundarias; estudian con fotocopias

  • Tania Aviles
  • Martes 10 de septiembre de 2019
  • en República

Con copias, pagadas por los maestros, instituciones educativas y alumnos, es como trabajan en las escuelas secundarias de la ciudad a 14 días de haber iniciado el ciclo escolar 2019-2020 y no contar con sus libros de texto gratuito.

Maestros recuerdan que en ningún gobierno anterior, independientemente del partido, habían atravesado por algo similar.

“Nos dicen que esperemos, esperemos y esperemos. Y hemos estado trabajando con copias. Esto se lo voy a dar a la maestra de Formación Cívica y Ética para que pueda trabajar, va a sacar de aquí las actividades y va a dárselas a los chicos. Lo que hacemos es hacer fotocopias de los libros muestra que dejan las editoriales”, dijo Claudia Chi Gómez, coordinadora académica de la Escuela Secundaria Técnica 3.

Allí, las maestras de matemáticas hicieron un compendio de algunas actividades que ellas diseñaron, algunos otras bajadas de internet o de libros de ejercicios, a los que también les sacaron fotocopias.

Reveló que alumnos del plantel también han tenido que pagar por ello y, en otros casos, los maestros a través de una proyección con cañón, intentan sortear la situación.

Aunque sostuvo que los padres de familia no han expresado molestia por la demora, sí hay incertidumbre y empiezan a cuestionar la situación a la que se enfrentan sus hijos.

No se han mostrado tan inquietos porque hemos ido resolviendo la situación con acciones que los maestros ya tenían preparadas pero no tenemos fecha oficial (para la llegada de los textos)”, confiesa Claudia.
En la Técnica 3, hay 756 alumnos en el turno matutino, mientras que en el vespertino son 700. En total son 75 los maestros por los dos turnos. La petición de las autoridades educativas es que sea cuanto antes, cuando cuenten con los libros, pues mientras más tiempo pasa, más se acumulan las actividades y se acercan las evaluaciones lo que hará que la situación se complique.

Guillermo Darío, profesor de Historia y Geografía de la Escuela Secundaria General número2 “Julio Zárate”, consideró que el hecho de no contar con libros de texto les perjudica porque el costo de ello los deben pagar los maestros.

Asimismo, opinó que todos los cambios legislativos han dejado a las escuelas con pocos recursos y son los docentes quienes tienen que buscar la forma de resolverlo.

“Por ejemplo, hoy en la mañana me di a la tarea de buscar fuentes directas de la ONU para un trabajo de geografía, yo hago la impresión, hago los juegos y los chicos son los que trabajan porque también les es difícil, tenemos chicos que sí tienen la posibilidad económica de ayudarnos con n número de copias, hay chicos que no, entonces el maestro es el que tiene que resolver”, añadió.

En su caso, diariamente atiende a cerca de 280 alumnos y aunque se planean trabajos grupales, la semana pasada tuvo que costear 400 juegos, situación que podría repetirse en las semanas siguientes.
“Es un costo que el estado está transfiriéndole a los docentes y que de fondo no afecta a los docentes sino más bien al chico. Si un día no hago bien mi cálculo dejo sin material a uno o dos muchachos, aunque al final se resuelve”, dijo.

En 10 años de servicio educativo, sostiene, pese al cambio de gobierno y administraciones nunca antes había iniciado un ciclo escolar sin libros de texto, “es la primera vez, y mucha gente dice que tiene que ver con este rollo de la Cuarta Transformación, yo creo que sí, hay algo que no está funcionando bien incluyendo la capital del estado”.

Fernando Sánchez González, subdirector del turno matutino del mismo plantel “JulioZárate”, apuntó que el trabajo en clase está fundamentado con las planeaciones didácticas que cada uno de los maestros desarrolla, dado que son ellos quienes diseñan sus propias secuencias de aprendizaje que es lo que trabajan los alumnos en el salón de clases.

“El maestro utiliza especialmente en este momento, el libro del ciclo escolar pasado para auxiliarse. Los chicos básicamente están trabajando las actividades que el maestro le plantea, es cierto que el libro de texto es importante para desarrollar las actividades en los salones, sin embargo, ante la falta de ellos, en este momento nos vamos sobre la planificación de los docentes”, dijo.

Además adelantó que les informó que hay un compromiso por parte de la Secretaría de Educación deVeracruz de que sea la siguiente semana, a más tardar, cuando se haga entrega de los libros para los estudiantes y de esa forma puedan desarrollar más rápido las actividades en los salones.

La matrícula estudiantil en esa escuela es de 18 grupos en el turno matutino; seis de cada grado, y un promedio de 41 estudiantes en cada uno o 240 estudiantes por grado. Cada alumno debe recibir seis libros de texto.

“La ventaja de contar con un libro de texto físicamente nos favorece para que pueda el alumno de primera mano utilizarlo como consulta, como una fuente de información, ya que las actividades que plantea el maestro en sus secuencias didácticas están diseñadas de tal forma que aun sin el texto, consultando otras fuentes de información se puedan llevar a cabo las actividades que ahí se plantean”, justificó.

La directora de la Escuela Secundaria General 3, “Antolín Torres Mendieta”, María de Los Ángeles Gutiérrez Valdivia, también refirió que en su plantel no han tenido mayor contratiempo, ya que los docentes están preparados para atender a sus alumnos.

“Considero, como directora, que los maestros tienen las herramientas para trabajar con libros o sin libros. Están preparados, son maestros, pero son herramientas indispensables los libros de texto”, reconoció.

Sostuvo que aunque los profesores han cuestionado sobre esa situación, la Secretaría de Educación de Veracruz no les ha proporcionado información oficial sobre la fecha de llegada.

“No me han avisado, no tengo ninguna información sobre la fecha de llegada porque nosotros nos tenemos que organizar para el traslado; se alquila una camioneta y todo lo que involucra la llegada de libros, distribución y organización”, añadió.

Admitió que aunque algunos maestros están preocupados por esa situación, tienen material suficiente para trabajar por lo que estas primeras dos semanas de clases han transcurrido con normalidad.

En ese caso, en el turno matutino hay cerca de 500 alumnos y alrededor de 400 en el turno vespertino, cada uno tendrá que recibir seis libros, aunque desconocen cuándo pueda ser una realidad.

Oscar Pérez, padre de familia, criticó esa falta de libros de texto y la falta de compromiso de los gobiernos, tras advertir que la inconformidad es de muchos de ellos, pues significa un retroceso cuando el inicio de clases debió darse de manera normal.

“Creo que la mayoría estamos a disgusto porque las cuotas son altísimas, nos cobraron mil pesos de inscripción, se me hace una exageración, más aparte los útiles, fueron más de 7 mil pesos que se está pagando en una escuela, pero yo creo que el gobierno también debe poner de su parte y entregar los libros a tiempo para que los niños puedan desarrollarse perfectamente en sus estudios”, dijo.

Además acusó que autoridades educativas no les han informado nada al respecto y no ha habido reunión alguna donde les expliquen la situación por la que atraviesan en los planteles.

“Si los maestros se van a basar en el contenido de los libros obviamente les afecta porque los chicos no tienen material para trabajar para ir avanzando en sus tareas, si los profesores no van a usar el contenido de sus libros entonces no les afecta en nada”, dijo Elisa, madre de familia, quien criticó la actuación de los docentes.

Consideró que actualmente los libros no están actualizados ni son acorde a la realidad de los jóvenes lo que debería ser revisado por las propias autoridades.

Veracruz es el tercer estado del país que recibe el mayor número de texto gratuito para el ciclo escolar 2019-2020. Se trata de más de 13 millones de libros que serían distribuidos en las 24 mil escuelas de la entidad.

Aunque el subsecretario de Desarrollo Educativo de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), Moisés Pérez Domínguez, dijo que antes de finalizar julio esa cantidad debía estar en los 19 almacenes regionales y antes del 26 de agosto en los planteles educativos, en el caso de las secundarias no se cumplió.

El secretario de Educación, Zenyazen Escobar García, dijo que ese retraso obedecía a un problema de impresión en los talleres del nivel federal, y aunque dijo que llegarían una semana después del regreso a clases, a la fecha la mayoría de los directivos y docentes de los planteles educativos desconoce la fecha exacta en que ello sucederá.