abc Radio

Pescadores veracruzanos paran sus lanchas; actividad ya no es redituable, afirman

  • Tania Aviles
  • Miércoles 3 de julio de 2019
  • en República

PALMA SOLA (Alto Lucero), Ver.- Pescadores de este poblado dicen pasar por la peor crisis que los ha afectado en los últimos 10 años. La pesca va en picada, posiblemente por la sobreexplotación, y con ello sus esperanzas de mejorar su calidad y estilo de vida.

Recuerdan con tristeza que “en los buenos años” al día fácilmente cada pescador se aventuraba en mar abierto y regresaba con su lancha repleta de pescado y marisco, al menos con unos 200 kilos, que les dejaban abundantes ganancias. La hora de la chamba comenzaba antes de las 5 de la madrugada y terminaba al mediodía, pero ahora, por mucho que madruguen y prolonguen la jornada, apuradamente obtienen entre 10 y 20 kilos que sólo sirven para obtener lo del gasto diario.

Desde muy temprano en las playas de Palma Sola pueden verse las lanchas de los pescadores varadas; ahí permanecen casi durante todo el día ante la falta de productividad y cerca de ellas, casi enterrados en la arena, yacen varios enfriadores que se echaron a perder ante la falta de productos pesqueros que conservar.

Aunque muy poco hablan, lugareños no descartan que el aumento descontrolado de pescadores haya provocado la sobreexplotación y con ello la disminución de pescado y marisco en la zona. No culparon a la planta nuclear de Laguna Verde, ubicada cerca.

Entre los hombres del mar la preocupación no pasa desapercibida, pues las necesidades del hogar son permanentes y la mayoría dice no saber desarrollar otro trabajo porque toda la vida la han dedicado a la pesca.

“PIRATAS” NO RESPETAN VEDAS

La violación a las temporadas de veda, la contaminación, el desempleo y la falta de apoyos están desapareciendo el sector pesquero en la zona de Antón Lizardo y Mata de Uva, en el municipio de Alvarado, donde en los últimos 10 años se ha reducido hasta en un 60%.

Anteriormente a menos de cien metros los pescadores encontraban una gran selección de especies, desde huachinango, sierra, pampanillo, peto y demás, lo que les permitía generar buenas ganancias para el sustento familiar.

Sin embargo, en los últimos 10 años muchas especies ya ni siquiera se ven o se pescan en una menor cantidad, lo que atribuyen a la gran contaminación en los océanos.

“Antes agarrábamos nuestras lanchas y aquí nada más a unos 100 metros pescábamos hasta 400 kilos de huachinango en un ratito, pero ya todo eso se acabó, ya ni lo vemos; hay tanta basura que las bolsas de plástico hasta se nos atoran en los motores porque es mucha la cantidad de basura que arrojan al mar y eso también ahuyenta a las especies. Yo la verdad ya no pesco mucho, fui pescador de niño, pero ya todo está acabado”, lamentó Mauro Hernández Martínez, integrante de la cooperativa “Isla de Enmedio”.

Dijo que las especies se han ido alejando y la producción se ha reducido hasta en un 60%, afectando gravemente a la economía familiar, dado que la mayoría de los habitantes de esa zona se dedican a la pesca.

Jesús Ruiz López, de la cooperativa “Arrecifes de Antón Lizardo”, mencionó que otro de los factores que tienen en quiebra al sector es la violación a los periodos de veda, porque la gente a la que llaman como “pirata” no respeta y pesca sin tomar en cuenta tallas y pesos de las especies.

“Vienen los que llamamos piratas y hacen la pesca furtiva, se llevan el producto chico, cuando hay que darles el tiempo para que crezcan y las autoridades no hacen nada, según están para hacer respetar las vedas y vemos que no se respetan y los pescadores de oficio vamos y ya se llevaron todo, no lo dejaron crecer”, dijo.

Asimismo, refirió que una vez que se levanta la veda “todo mundo” se hace pescador y la producción se reduce para la gente que de verdad se dedica a la pesca.

“Llega el chofer, el albañil y hasta el primo de Juan de las pintas, todo mundo es pescador y eso también nos reduce la producción para la gente que vivimos de esto, que ha sido nuestro trabajo por muchos años y el sustento para nuestras familias”, dijo.

Para don Benito Cruz Hernández, de la cooperativa “Arrecifes de Valientes”, otro problema que mantiene sumergido al sector pesquero es el desempleo, ya que hasta profesionistas que se quedan sin trabajo recurren a la pesca para sostener a sus familias.

“La pesca note pide papeles, no te pide experiencia, no te pide nada; la gente que es despedida de su trabajo compra su lanchita de su liquidación y se hace pescador, afectando a los pescadores de años, la producción ya no alcanza para todos”, mencionó.

La falta de apoyos por parte de los gobiernos es otro factor fundamental porque no hay programas que ayuden a los pescadores al mantenimiento de sus unidades y empleos temporales en épocas de veda.

“Vamos de mal en peor, el gobierno no da nada, somos los más olvidados”, sentenció Maximino Larios Domínguez, pescador de la zona de Mata de Uva.