abc Radio


Sagarpa le quiere dar migajas al campo lagunero

Por César Acosta

Con cifras ridículas comparadas con otros años y que a la vez representan migajas, Sagarpa pretende apoyar por cada hectárea en el presente ciclo agrícola, denunció Pedro Luna Solís, quien en pasados días integró una comisión de productores para exponer la problemática ante José Calzada Rovirosa, secretario de Agricultura en la visita que hizo a Durango.

Recordó Luna Solís, quien además es el segundo regidor en el Ayuntamiento de Gómez Palacio, que anteriormente los apoyaban con mil pesos por hectárea y hoy el nuevo gobierno federal les hace llegar migajas “porque así consideramos los 70 pesos para cada uno, y claro que también lo consideramos una burla”.

Dijo que platicaron con Calzada Rovirosa sobre la necesidad de extender el apoyo, tomando en cuenta que los campesinos sin muchos recursos económicos, apenas siembran y cuando mucho 1.40 hectáreas, ya que tiene que pagar fertilizantes, agua, insecticidas y mano de obra “y con 70 pesos por hectárea, apenas para pagar un jornal de trabajo, y se nos hace poco”.

Luna Solís citó que este apoyo a la productividad del campo esta considerado en la Ley de Egresos de Sagarpa, “pero como vemos hay entero desconocimiento de las necesidades de cada región, como la nuestra, donde la tierra es demasiada árida, pero pese a ello, antaño regábamos hasta 4 hectáreas y si habían mayores volúmenes de agua algunos llegaban a cinco”.

Comentó que en la entrevista con el funcionario federal encontraros evasivas, porque simplemente les dijo, “veremos de qué otros programas bajamos recursos para compensar”.

También requieren mayor apoyo del Fondo de Concurrencia y del Apoyo a la Productividad, sin embargo, “el Secretario de Sagarpa simplemente se cerró al diálogo”, expuso.

Lamentó que el dinero, que les debe de corresponder a los verdaderos campesinos, se destine a las casas comerciales para la distribución de tractores, los cuales también se asignan al mejor postor.

En síntesis, los campesinos de La Laguna de Durango se sienten olvidados por el gobierno federal, quien sigue ignorando sobre las necesidades y pobreza que hay en el campo.