abc Radio


Sangriento domingo en Sinaloa; reportan 6 ejecutados

La violencia regresó a Sinaloa, si es que algún día se fue…

En el centro de la entidad se sumó la muerte violenta de seis personas, una de ellas mujer, localizada a un costado de la carretera Navolato-Culiacán.

En todos los casos, las autoridades no cuentan con la más mínima información sobre los responsables de estos cruentos sucesos.

Durante la noche del sábado, un hombre no identificado es localizado sin vida con tiros en el rostro, sobre un camino de terracería que lleva al poblado conocido como EL Zapote, entre los límites de El Fuerte y Choix.

Alrededor de las 23:00 horas de ese mismo sábado, un jornalero migrante es encontrado muerto sobre la carretera Escuinapa-Teacapan. No presentaba signos de violencia.

Esa misma noche, en la ciudad de Guasave, fallecen dos personas “carbonizadas”. El vehículo en que viajaban sobre la carretera México 15, queda sin control y se estrella contra muro de contención. Tras el fuerte impacto estalla el vehículo con sus dos ocupantes.

Lee más: Hay más cuerpos en la fosa de Jojutla, confirma Fiscalía de Morelos


VIOLENCIA EN EL CENTRO


La violencia alcanzó nuevamente al sexo femenino.

Una mujer no identificada es localizada muerta, al parecer con un tiro en la cabeza, tirada a un costado de la carretera Navolato-Culiacán, en el tramo del poblado de San Pedro.

Un recolector de latas de aluminio localizó el cadáver de la fémina a unos metros del Cobaes y de inmediato alertó a las dependencias encargadas de investigaciones.

Una hora más tarde, aparecen sin vida Juan Luis y Sergiel Geovany en el campo pesquero de El Castillo, también perteneciente al municipio de Navolato.

Ambos jóvenes fueron “levantados” por grupo armado en la comunidad El Molino, perteneciente a la sindicatura de Sataya.

Lee también: Atacan aeronave militar tras decomiso al cártel de Sinaloa en BC

El dictamen inicial forense estableció que ambos cadáveres acusaron heridas causadas por fusil de asalto AK-47, “cuerno de chivo”.

No terminaba el Ministerio Público de dar fe e inspección ministerial a estos dos cuerpos, cuando son alertados sobre la presencia de tres personas inertes bañadas en sangre y cubiertos con pacas.

Las víctimas estaban maniatadas y con múltiples heridas de bala.

Lo irónico en esta ocasión o en señal de algún “mensaje”, es que los tres cadáveres estaban “tapadas” con pacas de maíz.

Este descubrimiento fue por un camino del ejido El Quemadito, perteneciente a la sindicatura de Costa Rica.

Policías de homicidios encontraron que los cuerpos fueron “eliminados” en otro lugar, y solamente fueron “arrojados” en la mencionada zona.