abc Radio


Sin pirotecnia, celebran un aniversario más del Niño Jesús

Por JESÚS ZEMPOALTECA

Considera la Iglesia que las celebraciones sin pólvora son
mejores, pues se evita poner en riesgo a la población

La celebración del Niño Jesús en la parroquia de San José se
llevó a cabo sin la detonación de un solo cohete para tratar de
erradicar aquella práctica ancestral que pone en riesgo la vida de
la gente.

Al respecto, el padre que oficializó la misa de coronación,
Felipe Cuhamatzi Cano, declaró que este año evitaron “la
cohetería a pesar de que a mucha gente le gusta, pero es
peligrosa. Es conveniente que se quite, pues hay otro modo de
mostrar agradecimiento a Dios o alegría religiosa. Para qué
exponernos gratuitamente”. Dijo que para esta festividad evitaron
quemar pirotecnia “en comparación al año anterior en que
todavía se hicieron uso de algunos cohetes, pero este año
decidimos que nada por seguridad de todos”.

El también licenciado en sagrada escritura, invitó a las
fiscalías y feligreses de las localidades de Tlaxcala a que eviten
hacer uso de materiales explosivos, “porque luego una festividad
que debería resultar bonita termina en desgracia”.

En lo que respecta a la celebración parroquial, explicó que
hace 103 años la gente empezó a venerar al Niño Jesús, para
lograr la fertilidad y encomendar el cuidado de los niños.

Recordó que la imagen del niño milagroso fue tallada por un
artesano poco hábil y fue adquirido por una familia chiutempense
como juguete para la más pequeña del hogar, pero el 14 de febrero
de 1914 milagrosamente caminó y fue atestiguado por el párroco de
aquella época.

Desde entonces la Iglesia calificó el hecho como un milagro y
le construyó su parroquia en la de San José, Tlaxcala.

La celebración que realizaron el martes, fue a partir de las
7:00 de la mañana con “Las Mañanitas” y luego las
celebraciones eucarísticas.

El padre detalló que al mediodía la imagen se trasladó con
las Madres Agustinas quienes donaron la vestimenta y luego, a
través de una procesión regresó a la parroquia de San José
dónde fue coronada y finalmente regresada a su capilla.

El templo religioso se vio abarrotado por cientos de feligreses
que se dieron cita para atestiguar la coronación del milagroso
Niño Jesús.