abc Radio


Acepta Peña Nieto que “falta camino por delante” en derechos humanos

  • Miércoles 28 de marzo de 2018
  • en Sociedad

Al asegurar que su gobierno va por la dirección correcta en materia de promoción y defensa de los Derechos Humanos, el presidente Enrique Peña Nieto aceptó que aún falta camino por delante y anunció que en lo que resta de su administración, se avanzará para que las garantías individuales pasen del papel a la práctica.

En el marco de la presentación del Informe de Actividades 2017 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y al escuchar el panorama que en la materia impera, Peña Nieto reiteró que México avanza por el camino donde impera la ley y se hace justicia a los ciudadanos.

“A pesar de que falta camino por delante, estoy convencido de que avanzamos por la dirección correcta. Hoy contamos con un elemento a nuestro favor, la existencia de una nueva cultura. Ciudadana que reconoce a los derechos humanos como una causa que nos une y nos convoca a todos, juntos, sociedad y gobierno, avanzar hacia un México donde impere la ley y se haga justicia para que cada ciudadano ejerza con plenitud sus derechos fundamentales”, expresó.

Al hacer un balance de las leyes que se han creado para velar por las garantías individuales, el Primer Mandatario aseguró que “contar con una legislación adecuada es esencial, pero también hay que decirlo: no es suficiente”.

“Por eso hemos avanzado paralelamente en un segundo pilar que consiste en el desarrollo de instituciones sólidas que contribuyan a que los derechos humanos pasen del papel a la práctica”, manifestó.

En el salón “Adolfo López Mateos” de la Residencia Oficial de Los Pinos, el Jefe del Ejecutivo puntualizó que a pesar de que existen diferencias u opiniones distintas, “el Estado Mexicano en su conjunto debe valorar estas contribuciones y continuar abriendo espacios para la activa participación de la sociedad civil”.

Por lo anterior, aseveró que un gobierno que respeta, escucha y trabaja con la sociedad civil es un gobierno que comprende que la verdadera democracia se construye mediante el diálogo permanente con los ciudadanos, por lo que “una sociedad civil dinámica enriquece a México, pero cerrarles espacio de participación significaría perder una de las fuerzas de cambio más poderosos con las que cuenta nuestro país”.