abc Radio


Auge vitivinicola por incendios

  • Sábado 14 de octubre de 2017
  • en Sociedad

Más de 10 mil bomberos han combatido los incendios, que han destruido alrededor de cinco mil 700 viviendas y provocado estragos en la industria vinícola de California, Estados Unidos, y en el turismo relacionado, dañando o destruyendo al menos una decena de viñas en el Valle de Napa, ante ello, empresarios vinicultores de Valle de Guadalupe, en el estado de Baja California se solidarizaron al expresar estar abiertos a una cooperación para el crecimiento binacional de ambos valles y sus productos.

En México también hay otro valle

Y es que los viñedos del Valle de Napa y Sonoma, resultaron ser de los territorios más dañados, pues si bien las uvas de temporada ya fueron cosechadas, cabe indicar que los efectos del humo pueden dañarlas y tendrían que ser completamente eliminadas. Con un total de 16 focos que consumieron casi 86 mil hectáreas de pastizales y árboles en ocho condados en un área mayor que la ciudad de Nueva York.

Es pronto para deducir la magnitud exacta de las pérdidas en la industria vinícola de California, sin embargo, se sabe que los efectos serían duraderos y por ello se debe visualizar otras opciones para trabajar en conjunto con el país vecino; la perspectiva  del panorama no debe ser negativa, pues la excelente calidad y experiencia que ofrece el Valle de Guadalupe, permitieron el crecimiento de los productos de la vid a los visitantes.

Alrededor de 600 millas al sur del Valle de Napa, se encuentra el Valle de Guadalupe, una región vinícola prestigiosa que uno de los vinos más reconocidos de México, el cual creció en la última década, convirtiéndose en uno de las primeros territorios vinícolas en ascenso del país que incluso, se ganó un lugar significativo y competitivo a nivel internacional manteniéndose entre las bebidas preferidas en los mercados: americano, europeo, asiático.

 


 

 Un paraíso visitado por

diferentes países

Los empresarios vinicultores de Valle Guadalupe indicaron que del total de visitantes que acudieron a Baja California con fines recreativos, el 58% corresponde a origen extranjero, principalmente de EU, mientras que, el 42% restante proviene de origen nacional, como Sonora, Sinaloa y Baja

California Sur.

Por tanto el flujo turístico registrado durante el período que comprende de enero a agosto de 2017, con un total de 5.13 millones de personas que se desplazaron alrededor de los siete destinos que son Tijuana, Playas de Rosarito, Tecate, Mexicali, San Felipe, Ensenada y Valle de Guadalupe.

La Secretaría de Turismo del estado de Baja California, informó que los estudios realizados por la dependencia bajo su cargo arrojaron que el tránsito intraestatal y las visitas a los diferentes destinos de la entidad, se traducen en un incremento del 5 por ciento en comparación con el año anterior, por lo que se tienen muy buenas perspectivas para el cierre de 2017.

Durante los primeros ocho meses del año, derivaron en 5.42 millones de pesos, para un aumento del 2% en la percepción de divisas relacionadas con los servicios que conforman la cadena de valores del sector turismo.

En perspectiva, se identificó que -6 de cada 10 visitantes son mexicanos, asimismo el 47% de ellos viaja en familia, mientras que el 19% y 18% viajan en pareja o con amigos, respectivamente.

Los sectores empresarial y gubernamental han entendido que La Ruta del Vino es un producto turístico que ha alcanzado interés internacional, además de que la enología combinada con el movimiento culinario ha provocado que el 37% de los turistas refieran como principal motivo de su visita disfrutar de la gastronomía, manifestó el subsecretario de Secture.

 MOTOR DE LA ECONOMÍA LOCAL

El Valle de Guadalupe no es una región vinícola nueva, pues varios viñedos datan desde 1920, aparte de ser reconocido por ser la mayor zona de elaboración de vinos de calidad en México, pues dentro del largo enlistado de casas de la región, se produce el 90% del vino en todo el país, esta región comprende 10 mil hectáreas de cultivo.

Las empresas que se encuentran en el Valle son 77% pequeñas y medias empresas y tienen una producción anual menor de 50 mil cajas de vino y generan un aproximado de 1,500 empleos en la temporada de la vendimia; el otro 23% sobrante se trata de las grandes empresas que cuentan con mil empleados y llegan a tener una producción anual mayor a 50 mil cajas de vino.