abc Radio

Buscan alianza entre indígenas y empresas privadas

  • Tania Aviles
  • Miércoles 30 de octubre de 2019
  • en Sociedad

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador pondrá en la mesa de las consultas que los grupos indígena se asocien con empresas privadas y el Estado para edificar obras como el Tren Maya, el Corredor Interoceánico del Istmo y otras que cruzan por sus comunidades.

“En otro contexto se han visto mecanismos de asociación y hay experiencias, particularmente con los pueblos indígenas del norte del mundo, donde hay alianzas entre comunidades, estados y empresas para el aprovechamiento de determinados bienes o recursos naturales”, afirma Adelfo Regino Montes, director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI).

El planteamiento de sumar a los pueblos indígenas como inversionistas en varios proyectos de infraestructura debe ser valorado y planteado entre comunidades donde pasarán o estarán las obras de mayor relevancia en el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, dice el ex secretario de Asuntos Indígenas de Oaxaca.

“No nos tenemos que quedar con la idea del rentismo o la entrega de determinados recursos a terceras personas, sino valorar mecanismos de asociación en donde la comunidad o el pueblo indígena pueda ser un participante activo en determinadas iniciativas y proyectos”, comenta a El Sol de México.

El ex secretario técnico del Consejo Consultivo de los Pueblos Indígenas y Afromexicano de Oaxaca señala que las comunidades indígenas deben participar en la toma de decisiones de cada uno de los proyectos edificados en el territorio nacional.

“No vamos a hacer nada que afecte y dañe a los pueblos indígenas, sino se pretende sentar las bases de crecimiento de bienestar y de desarrollo para esas comunidades”, manifiesta Regino Montes.

DISTRIBUCIÓN JUSTA

La idea es que haya una distribución justa y equitativa por cada una de las obras, ya que se arrasa la lógica antigua de no dejar beneficios a las comunidades indígenas, agrega.

El presidente de la República planteó un cambio de régimen y dejar atrás el periodo neoliberal, algo que implica “terminar con los viejos esquemas en el que solo se veía a nuestros pueblos y comunidades desde una perspectiva asistencialista y como sujeto pasivo”, expresa.

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) ha dialogado y consultado en diferentes comunidades de Veracruz, Oaxaca, Tabasco, Chiapas, Campeche, Quintana Roo y Yucatán sobre la construcción del Tren Maya y el Corredor Interoceánico.

El plan de gobierno de Andrés Manuel López Obrador es que se inviertan 46 mil 600 millones de pesos en el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, y otros 150 mil millones de pesos en la edificación de Tren Maya.

El INPI ha consultado con las diferentes comunidades la construcción del Tren Maya y el Corredor Interoceánico / Foto: Especial

Hay un deber legal de escuchar a los pueblos y comunidades indígenas, porque la edificación del Corredor dejará beneficios reales y concretos para diferentes municipios asentados en Oaxaca y de Veracruz.

“Estamos en comunicación con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) para que también se realice un proceso de diálogo y consulta con todas las comunidades de la península de Yucatán por donde pasará el Tren Maya”,

Para construir el acueducto Independencia en Sonora ya se abrió un diálogo con los yanquis, con quienes en los próximos días se firmará un protocolo para que le den el visto bueno a la obra, agrega.

PLAGIO Y ROBO

La regulación de propiedad intelectual es de carácter individual, por lo que muchos diseños de las creaciones artesanales y artísticas son producto de una construcción histórica colectiva,

La limitación de las actuales leyes existentes, llevan a historias de robo, plagio y despojo, como pasó con la diseñadora francesa Isabel Marant y Antique Boutiques,

En 2015, Isabel Marant fue acusada de plagiar los diseños de bordado de las blusas que elaboran, utilizan y venden los pobladores de una de las regiones más pobres de Oaxaca.

“Por eso nosotros pensamos que es importante que desde la Constitución se reconozca (la propiedad intelectual colectiva) y el patrimonio cultural, material e inmaterial de los pueblos y comunidades indígenas”, expone el funcionario del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

“Hay lenguas indígenas en riesgo de extinción como es el caso de Sonora, en donde tenemos los casos preocupantes de los guarijíos, los pimas y tohono o’odham, conocidos como pápagos”, revela Regino Montes.

El director del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas asegura que la desaparición de hablantes de lenguas, fue provocado por la discriminación, el racismo, así como una serie de políticas públicas implementadas para borrar todo vestigio de diversidad cultural y en aras de que sólo se hablará español en la casa.

El presidente de la República ha pedido que en cada uno de los actos públicos la gente realice sus planteamientos en su lengua y el castellano, explica el licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

“Esta administración el objetivos es visibilizar y reconocer la vida social y la importancia de nuestras lenguas indígenas”, comenta el encargado de la agenda indigenista. Actualmente, en Álamos y otros municipios de Sonora sólo hay 2 mil 88 hablantes de guarijío.

“Esto es una de las problemáticas más importantes que lamentablemente viven nuestros pueblos y en nuestro país como se ha documentado hay alrededor de 68 lenguas indígenas en México, que están agrupadas a 11 grupos lingüísticos y alrededor de 350 variantes lingüísticas”, concluye Adelfo Regino Montes.