abc Radio


Calandrias en Jalisco ya son patrimonio cultural

  • Sábado 28 de julio de 2018
  • en Sociedad

Jalisco.- Turistas que visitan Guadalajara prefieren las calandrias jaladas por caballos. No es competencia, pero son dos paseos a uno, sobre las eléctricas. Y es que las primeras son una tradición, pero además su batalla por subsistir les ha atraído publicidad y más aún que se estaría garantizando su existencia al ser declaradas Patrimonio Cultural del estado de Jalisco.

El documento fue publicado el 21 de julio pasado en el periódico oficial del estado, a través de la Secretaría de Cultura a cargo de Myriam Vachez Plagnol.

El documento señala que se debe de entender a las calandrias como “Carruajes tirados por caballos para realizar paseos tradicionales por el Centro Histórico de Guadalajara y otros lugares históricos y turísticos de la ciudad”.

El nombramiento incluye que dentro de su ámbito se entienden sus usos sociales, rituales o en actos festivos, juegos autóctonos y tradicionales, por lo que queda inscrita en el inventario del Patrimonio Cultural de Jalisco.

LA COMPETENCIA

Las calandrias jaladas por caballos compiten aún con mucha ventaja sobre las eléctricas, de 110 voltios, que el gobierno municipal entregó en comodato por 99 años a otros calandrieros que decidieron mudar a partir de la discusión que se dio respecto a si se maltrataba o no a los caballos.

El ayuntamiento tapatío de hecho prohibió el uso de los caballos en ese tipo de carruaje e inició el proceso para sustituir las 55 calandrias que operan en la ciudad.

Dicho trámite no se ha frenado y es solo para quien ha aceptado hacer el cambio por el carruaje eléctrico. Jacobo, originario de Tepic, quien visita Guadalajara y en concreto llega a realizar compras a la zona de San Juan de Dios, dice cuál prefiere: “la verdad vengo de compras, pero aproveché que viene la familia para dar un paseito y pues les pregunté, a cuál nos subimos?, y me dijeron que preferían la del caballo”.

Isaac, turista de la Ciudad de México, comenta que no le llamaron la atención las eléctricas, "las vimos por un rato, pues para conocerlas, pero preferimos las que tienen caballo… las tradicionales”.